Sabiduría Antigua, Respuestas Modernas

January 2012Monthly Archives

El secreto de la felicidad

Vivir una vida feliz, plena y con propósito cada día no es sólo un sueño; es nuestra responsabilidad diaria. Todo lo que tenemos que hacer es compartir. Esto se debe a que compartir es el camino directo a la felicidad: necesitamos el proceso incómodo de desarraigar al ego para poder experimentar la realización verdadera.

Comparte hoy. Cuanto más incómodo sea, más feliz serás.
Yehuda Berg

Por qué estás aquí

Como todas las preguntas complicadas, el secreto de la felicidad es simple: saber por qué estás aquí. Cuando ves claramente y reconoces como verdad la naturaleza de tu deber en el mundo, las dudas y la depresión se desprenden de tu alma al igual que la piel de una serpiente.
Yehuda Berg

Tu Bshevat (Año nuevo de los Arboles)

¡Tu Bishvat está a la vuelta de la esquina! – Conecta con la conciencia que hay en este evento cósmico y aprende maneras de desafiar la gravedad para superar los obstáculos que te impiden llegar a tu potencial, que está esperando ser revelado.
Los Kabbalistas nos enseñan que hay una apertura cósmica disponible para nosotros el 8 de Febrero -el día 15 de “Shevat” en el calendario lunar- conocido como el día del Año Nuevo de los Árboles (Tu Bishvat). Es el momento en el que el reino de las plantas es re-infundido de la energía para crecer, de empujar en contra de la gravedad y permanecer en pie.

Todos soñamos con tener el poder de “mente sobre materia”. De acuerdo a la Kabbalah ya tenemos esa capacidad, pero está oculta a nosotros sólo porque no creemos que sea real. Todo es posible si dejamos marchar el pensamiento limitado de nuestra mente racional y anteponemos lo espiritual sobre lo físico.

Conecta con la conciencia que hay en este evento cósmico y aprende maneras de desafiar la gravedad para superar los obstáculos que te impiden llegar a tu potencial, que está esperando ser revelado.

El propósito de la sabiduría

Con frecuencia, los estudiantes me preguntan: “Si he estado estudiando Kabbalah por años, ¿estoy conectado?”. Mi respuesta es: “Sólo porque entras a un gimnasio no necesariamente quiere decir que estés ejercitando”. Esto es porque estar conectado no sólo consiste en asistir a clases o leer libros. Es un compromiso con el crecimiento espiritual y la transformación.

El conocimiento es, sin lugar a duda, una herramienta importante para mantener una relación con la Luz, ya que sin éste es poco probable que entendamos lo que significa tomar decisiones proactivas día a día. Aunque esto hay que tomárselo con cuidado, ya que el intelecto puede ser una gran trampa en cualquier camino espiritual. ¡La razón por la cual recibimos la sabiduría es para hacer algo con ésta en primer lugar!

Puede que algunas personas hayan estudiado mucho, para así poder llenarse la boca de palabras. Pero si no escogen aplicar la conciencia en sus vidas mediante cada acción (lo cual requiere trabajo duro y esfuerzo), tal vez vean pocas mejoras en su entorno.

Tenemos que ser honestos con nosotros mismos y preguntarnos cuánta importancia le damos a las palabras en oposición a las acciones. ¿Queremos sólo escuchar ideas agradables? ¿O realmente estamos entregados a convertirnos en la mejor versión de nuestro ser y alcanzar la realización?

Podemos tomar las palabras de sabiduría y cambiar el mundo.

Pero esto sólo ocurre cuando comenzamos a hacer el trabajo en nosotros mismos.

Esta semana, trabaja en aplicar cualquier cosa que hayas aprendido recientemente. ¡Recorre el kilómetro extra! Haz el esfuerzo adicional hacia tu transformación personal y comenzarás a descubrir una nueva e increíble realidad… Una nueva e increíble versión de ti.

Esta semana también es el momento en la historia cuando una de las herramientas kabbalísticas más poderosas, los 72 Nombres de Dios, fue entregada al mundo; una herramienta que los kabbalistas han usado a lo largo de la historia para alcanzar la mente sobre materia. Al utilizar los 72 Nombres de Dios, descargamos energías específicas que nos ayudan a ver más allá de nuestros limitados cinco sentidos. Esta semana, en lugar de proporcionarte uno de los 72 Nombres de Dios para meditar, te damos la tabla completa. Como mi padre, El Rav, escribió una vez: “Cuando te comprometes al comportamiento proactivo y a renunciar a los juegos del ego, la tecnología de los 72 Nombres verdaderamente está a tu alcance”.

Deseándote una semana increíble, llena de milagros y logros.

Todo lo mejor,

Yehuda

Las oraciones son contestadas

A veces necesitamos atraer un milagro, el cual está fuera de la naturaleza. La única forma en que podemos hacer esto es mediante el autosacrificio. Cuando salimos de nosotros mismos, esta fuerza se eleva y derriba todas las cortinas, y no hay poder entre los mundos superiores e inferiores que pueda detener o prevenir que recibamos lo que estamos pidiendo. Nuestra oración será respondida plenamente.
Yehuda Berg

El gusano dentro del rábano

Imagina a un gusano que haya nacido dentro de un rábano. El gusano permanece ahí y supone que todo el mundo es amargo, oscuro y pequeño como el rábano en el que nació. Sin embargo, cuando dicho gusano logra perforar la cáscara del rábano, se impresiona y dice: “Pensé que todo el mundo era igual que el rábano en el que había nacido, pero ahora veo ante mí un mundo grande, iluminado y hermoso”.

De forma muy similar a este gusano, se encuentran aquellos de nosotros que están sumergidos en bloqueos emocionales y espirituales. Debemos recordar que hay que seguir trabajando en perforar esta dura cáscara y confiar en que hay algo mejor para nosotros allá afuera. Porque siempre lo hay.
Yehuda Berg

La manzana en proceso de maduración

Cuando muerdes una manzana que no está madura, tal vez incluso si está amarga, el problema no es la manzana; el problema es que no esperamos hasta que el árbol alcanzara la etapa en que la manzana está madura. Nuestro manejo del tiempo es el problema, no la manzana como tal, ni el árbol.

Este es un mensaje poderoso para nosotros, porque hace evidente que el único problema real que tenemos es que nuestro proceso aún no se ha completado. Esto significa que no podemos torturarnos porque estamos molestos, tristes o deprimidos, o porque no hemos alcanzado nuestros objetivos o metas.

Sólo somos un trabajo por terminar. Somos la fruta que aún no está madura para el consumo. ¿Derribarías un árbol porque da manzanas que no están maduras? No. Serías paciente y confiarías en el proceso.

Lo mismo contigo
Yehuda Berg

Lista de quehaceres

Muchas veces manejamos nuestras relaciones como manejamos nuestra oficina. La gente se convierte en artículos de nuestra lista de quehaceres. Las listas de quehaceres puede que ayuden a realizar el trabajo, pero queremos hacer más que eso. Nuestras destrezas, las aprendidas y las innatas, nos ayudan a resolver las cosas, pero queremos hacer más que eso. Queremos ser canales para las personas que nos rodean; estar equipados con soluciones antes de que surjan los problemas, tener las palabras correctas en el momento correcto, estar en el lugar adecuado en el momento adecuado: para los demás.

Hacemos esto haciéndonos preguntas que vayan más allá de lo normal, de lo que se necesita, de lo que está en la lista de quehaceres. Cuando nos ocupamos realmente, podemos abrirnos a recibir mensajes para todos y cada uno de los que se cruzan en nuestro camino.
Yehuda Berg

Percibe todo

Los mensajeros vienen en todas las formas. A veces vemos un pedazo de papel en la acera, advertimos un pájaro con el costado del ojo, o escuchamos a un perro ladrar. Todo esto tiene un significado.

Hoy, sé consciente de todas las cosas que ves y escuchas. Pregúntate qué es lo que la vida te está mostrando al desparramar estas cosas en tu camino.
Yehuda Berg

Todos desean felicidad

El deseo es aquello que nos atrae entre nosotros. Deseo de paz mundial o deseo de guerra. Deseo de pizza o deseo de una ensalada. No importa cuán profundo o trivial, los deseos humanos son nuestro vínculo común.

Todos desean felicidad; nadie desea sufrimiento. No obstante, con frecuencia confundimos la búsqueda de la felicidad de alguien (la evasión del sufrimiento) con una actitud “anti-yo”. ¿Cuán a menudo, por ejemplo, has pensado que un amigo, un maestro o un familiar estaba molesto contigo porque te estaba prestando menos atención de lo usual, sólo para después descubrir que había pasado por una tragedia personal (tal vez alguna muerte, una enfermedad o una riña familiar) que, simplemente, causó que se apartara un poco? No sólo de ti, sino de todos; hasta que se sintiera estable nuevamente.

Cuando tomamos de forma personal las acciones de otras personas, es nuestro ego hablando; diciéndonos que somos el centro del universo, que todo lo que ocurre en nuestra vida gira alrededor de nosotros.

Recuerda, tu ego es la cortina que te separa del ámbito del 99% de la realización. Cuanto más lo doblegues, más se abrirá la cortina y más pronto se cumplirán tus deseos.
Yehuda Berg