Sabiduría Antigua, Respuestas Modernas

March 2012Monthly Archives

Nosotros controlamos el destino

Lo que algunas personas enseñan es que no podemos controlar lo que nos ocurre, sólo podemos controlar nuestras reacciones a esto. Sin embargo, lo que nosotros enseñamos en el Centro de Kabbalah es que todo es circular. Eso significa que nuestra reacción a un evento de hoy es en realidad una semilla para un evento/efecto del mañana.

En realidad, nosotros controlamos nuestro destino. Con nuestras reacciones.
Yehuda Berg

La espiritualidad es compromiso

A veces la acción más proactiva que podemos llevar a cabo en un conflicto es alejarnos. Todos tenemos esas situaciones con personas en las que las cosas se calientan, y la otra persona llega a su límite, o está a punto de hacerlo. Puede ser muy destructivo alimentar este fuego. Muchas veces es útil tomar algo de espacio, dejar que la persona se “enfríe”, y regresar de nuevo una vez que se haya obtenido otra perspectiva.

Sin embargo, sé claro en lo siguiente: la espiritualidad es compromiso. Aunque nos hayamos alejado, no queremos dejar a la persona fuera de nuestras mentes, ni de nuestros corazones. Aunque la otra persona puede tener problemas en los que necesite trabajar, si está en nuestra película, entonces hay una razón y una oportunidad para hacer una corrección.
Yehuda Berg

Abrir la puerta de los milagros

Hay una historia kabbalística sobre una persona justa que tenía muchos estudiantes. Un día, uno de los estudiantes se acercó al maestro y le dijo: “no creo que pueda estar aquí por más tiempo. Tengo muchas preguntas, muchas cosas que no entiendo. Simplemente no puedo seguir este camino. Quiero darme por vencido”.

Con calma, el Kabbalista le respondió: “¿estas preguntas vinieron a ti antes de que decidieras que este no era tu camino?”.

El estudiante pensó por un momento y dijo: “¿sabes? Sí, tienes razón. Las preguntas aparecieron después que tome la decisión. ¿Pero eso qué tiene que ver?

“Bueno” respondió el Kabbalista: “parece que no tienes interrogantes. Tienes respuestas”.

Frecuentemente, cuando vemos a otras personas (nuestros amigos, nuestros cónyuges, nuestros hermanos, incluso nuestros conocidos) no tenemos preguntas; tenemos respuestas. Armados con nuestras ideas preconcebidas y nuestros juicios, cerramos la puerta de nuestro corazón en lugar de dejarla abierta para que ellos puedan pasar.

Muchas veces, no nos detenemos para poder apreciar a aquellos a nuestro alrededor.  Tal vez sus valores sean diferentes a los nuestros. Tal vez tengan un estilo de vida diferente al nuestro. Sin embargo, es nuestro trabajo aceptarlos (tal como son) como parte de nuestra vida. ¿Por qué? Porque en el momento en el que decidimos juzgar la forma de vida de otra persona, asumimos el papel del Creador. Y no somos el Creador. Ninguno de nosotros lo es.

La Biblia dice que Moisés pidió ver el rostro del Dios, y Dios dijo: “Tú no puedes ver Mi rostro. Pero te mostraré Mi espalda” ¿Qué quiere decir esto? En esencia, el Creador le estaba recordando a Moisés que como humanos, no vemos la película completa; sólo vemos lo que el Creador decide revelarnos.

Es verdad. Cuando vemos a otra persona, no sabemos cuántas vidas ha vivido o qué ha hecho. No sabemos por qué fue puesto en la vasija en la que ahora existe ni sabemos cómo será su mañana. Sólo obtenemos una visión limitada de éste momento, una foto instantánea en el tiempo, así que no podemos juzgar. Hay experiencias de vidas pasadas e información invisible para nosotros así como un futuro de posibilidades que no podemos anticipar.

Mientras nos acercamos a las festividades venideras, necesitamos recordar que si queremos conectar con toda la energía disponible, entonces necesitamos estar preparados para venir con preguntas en lugar de respuestas. Necesitamos prepararnos para estar abiertos a las probabilidades de nuevas experiencias y para vernos a nosotros mimos como minutos en el mundo de la Luz. ¿Por qué?  Porque en realidad, la única forma en la que tu y yo y todos nosotros podamos transformarnos en alguien es cuando llegamos a entender que no somos nadie.En el mundo de la Luz, cualquiera que sea nuestra posición, nuestro honor, o nuestras posesiones, todo puede cambiar en dos segundos. Es por ello que es tan importante que todos portemos la marca de la apreciación.

Como seres humanos, generalmente vemos el vaso medio vacío: vemos a las personas y de inmediato las juzgamos por sus faltas. Muchos de nosotros no se voltea hacia otro ser humano a decirle: “¡Wow, qué maravilloso eres!”. Usualmente comenzamos por encontrar sus faltas, aquellos espacios que nos parecen oscuros.

Esta semana, sin embargo, podemos tomar una decisión diferente. Podemos continuar con la apreciación por todo y por todos en nuestra vida, y con esta energía, podemos abrir la puerta a los milagros.

Si te gustó por favor compártelo con un amigo.

Aferrarse al bien

¿Te gustaría escuchar un gran secreto sobre cómo aferrarse a la realización? La Kabbalah habla sobre aprender a disfrutar de la vida por amor al Creador. Lo anterior quiere decir que estamos destinados a experimentar todos los placeres, pero al mismo tiempo tenemos que estar dispuestos a dejar ir.

Esto es realmente difícil, y es de lo que se trata la conciencia. El secreto es siempre mantener en la mente que no todo se trata de ti.
Yehuda Berg

Encuentra tu verdad

La Kabbalah es generalmente conocida como “La Sabiduría de la Verdad”. De hecho, éste es el título de uno de los libros de Rav Ashlag (fundador del Centro de Kabbalah en 1922). Pero la Kabbalah no es la verdad en sí misma, sino que nos ayuda a descubrir la verdad acerca de nosotros, el mundo y la vida. Toma mucho coraje estudiar esta sabiduría ya que, enfrentémoslo, ¿cuántos de nosotros quieren escuchar la verdad?

Pero si eres alguien que busca la verdad, entonces vale la pena. Confío que estas afinaciones diarias estén ayudándote en ese sentido, y si eres alguien que las ha estado leyendo por mucho tiempo y quieres profundizar en tu verdad personal, una gran forma de hacerlo es encontrar un profesor o un grupo de estudio. Puedes comunicarte con alguno de estos teléfonos ) para comenzar.
Yehuda Berg

Indignación para bien

Cuando pensamos en nuestros propios problemas, sentimos que no hay justicia en el mundo, pero cuando vemos los desafíos que otros enfrentan, podemos ver la “causa y efecto en acción”.

La fórmula para el crecimiento espiritual es totalmente lo opuesto. Cuando consideramos nuestros propios desafíos, deberíamos saber que son el resultado de algo que hemos hecho y que el mundo es perfecto y justo. Pero cuando nuestro amigo experimenta dolor, deberíamos sentir que el mundo es injusto y movernos a luchar en contra de la injusticia.

Cuando digo luchar contra la injusticia, no me refiero a lastimar a alguien, sino a construir algo. (Y como complemento, mi padre el Rav me enseñó que toma dos segundo destruir algo que tomó años en ser construido).

Utilicemos nuestra indignación por toda la negatividad en el mundo para crear algo positivo en su lugar.
Yehuda Berg

Nada es fortuito – Del 25 al 31 de marzo de 2012

Los kabbalistas nos enseñan que nada es fortuito. Puede que no lo veamos así desde nuestra perspectiva limitada, pero algo es seguro: Todo ocurre por alguna razón.Recientemente fui a Honduras y tuve un encuentro con tres personas: El ex presidente de Honduras, Manuel Zelaya; el actual presidente de Honduras, Porfirio Lobo; y el General Romeo Vásquez Velásquez. Fue interesante estar en una habitación con estos tres hombres quienes, claramente, comparten una parte del destino de ese país.

En ese momento recordé un relato sobre el gran Rav Israel Ben Eliezer, también conocido como el Baal Shem Tov. Un estudiante se le acercó y dijo “¡La vida es tan fortuita! ¡No hay verdadera justicia en el mundo!”. El Baal Shem Tov le dijo a su estudiante que fuera al parque y que ahí vería lo contrario, que la vida ciertamente no es fortuita.

El estudiante hizo lo que su maestro sugirió y, en el parque, observó que un hombre llegó con un gran saco de dinero. Distraído por algo que ocurría a distancia, el hombre dejó su dinero al lado de un árbol y fue a investigar. Mientras tanto, se presentó otra persona, encontró el saco, ¡vio el contenido y se llevó la fortuna! No tardó en llegar un tercer hombre al parque y éste decidió sentarse junto al árbol a descansar. Cuando el primer hombre regresó al árbol, vio que el dinero de su saco no estaba y, asumiendo que había sido robado por el hombre que estaba sentado, ¡procedió a darle una golpiza al transeúnte!

De regreso con el Baal Shem Tov, el estudiante exclamó: “¡La vida es fortuita! Vi a un hombre perder todo su dinero. Vi a un segundo hombre obtener una enorme cantidad de dinero sin razón alguna, y vi a un tercer hombre recibiendo una golpiza sin algún motivo”.

El Baal Shem Tov explicó: “No tenías toda la información. Hace mucho tiempo, el primer hombre que viste le había robado al segundo hombre. Es por ello que perdió toda su riqueza y la recibió el segundo. El tercer hombre fue el juez en el juicio de ambos e, indebidamente, aceptó un soborno de parte del primer hombre para que éste pudiera conservar lo que había robado”.

Los hombres en el parque compartían una historia sobre el dinero, los hombres que conocí en Honduras compartían una historia sobre el poder. Cada situación de la vida es una historia compartida del destino manifestándose. Esta es una lección importante que hay que recordar: Por más trivial o insignificantes que puedan parecer las cosas, siempre está ocurriendo una danza cósmica. Esto hace que cada circunstancia sea importante, relevante y veraz. Nuestro trabajo es revelar el misterio y asumir nuestro propósito. Para mí, ¡siento que estuve en Honduras para que pudiera compartir esta historia con ustedes!

…Nada es fortuito.

Yehuda Berg con el actual presidente de Honduras, Porfirio Lobo

Yehuda Berg con el General Romeo Vásquez Velásquez y su esposa

Yehuda Berg con el anterior presidente de Honduras, Manuel Zelaya

Todo lo mejor,

Yehuda

 

Secuencia de los 72 Nombres conectada a esta semana

Este Nombre eleva mi conciencia sobre los efectos que a largo plazo tienen todas mis acciones.

Veo el cuadro completo de los retos espirituales en todo momento, antes de que puedan convertirse en el fundamento del caos y de la crisis.

Fórmula para la Paz

Las soluciones para la paz nunca son políticas, filosóficas o militaristas. Y la violencia es simplemente combatir la oscuridad con más oscuridad. Las soluciones deben ser fundamentadas sobre la Luz espiritual y el alma humana.

Los conflictos y las guerras entre naciones comienzan con roces entre individuos. Una nación en guerra es simplemente el efecto de la oscuridad espiritual que nació a partir de la animosidad y la intolerancia entre los individuos que componen la nación. Siempre que hermanos y amigos puedan encontrar razones para entrar en conflicto entre ellos, las naciones concebirán razones para batallas sangrientas.

Hemos sido engañados para creer que nuestras acciones hacia otros no tienen impacto en todo el mundo. Error. Las interacciones entre dos personas, no sólo contribuyen al estado del mundo, cada interacción transforma el mundo por completo.

Cuando la cantidad suficiente de personas realicen el esfuerzo para encontrar el bien en otros, las naciones descubrirán, repentina y milagrosamente, las maneras de alcanzar la harmonía duradera.

Yehuda Berg

Como crear un milagro

Esta semana entramos el mes de Aries, el primer mes en el calendario astrológico y de acuerdo a los kabbalistas, un mes en el cual utilizamos la fuerte energía abrasadora que está disponible para crear milagros.

¿A qué me refiero con “milagros”?

Por definición, un milagro significa algo que va más allá de los límites de la naturaleza. Esto quiere decir que si queremos que algo cambien en nuestra vida y queremos que las cosas sean diferentes, entonces necesitamos ir más allá de nuestra naturaleza.

Esencialmente, la clave para crear milagros es dar un paso extra cuando es difícil hacerlo: cuando estamos muy cansados para ofrecer voluntariado, cuando no tenemos ganas de salir y estar con otras personas, cuando simplemente no podemos reunir las habilidades para sonreír y ser amables con alguien más. Pero cuando salimos más allá de nuestra zona de confort en momentos como estos, podemos también esperar que el universo haga lo mismo por nosotros.

Puede tomar menos de 10 minutos de nuestro tiempo cambiar la vida de una persona. Por ejemplo, cuando sabemos que alguien está desesperado o en depresión, podemos tomar el teléfono y simplemente decir “estaba pensando en ti y quiero que sepas que tienes un amigo”. Palabras tan simples, cuando son dichas desde el corazón, pueden cambiar el día, el mes o incluso el año de esta persona. La belleza de esta acción está en que también puede crear un milagro en nuestras vidas, sencillamente porque hicimos el esfuerzo de llamar.

La regla espiritual es que para recibir una bendición, necesitamos una vasija en la que ésta pueda descansar. Lo que quiere decir esto es que somos responsables por la creación del espacio de nosotros para que la Luz entre. Podemos hacerlo al quitarnos a “nosotros mismos” del medio, al limpiar el espacio dentro de nosotros.

Podemos aplicar esta idea en muchas áreas de la vida. Por ejemplo, las personas por lo general me preguntas sobre las relaciones. “¿Por qué no puedo encontrar al indicado?” dicen. Mi respuesta para ellos es siempre: “Tal vez no creaste el espacio para el indicado”. Cuando estamos atascados, cuando nos aferramos a algo o a alguien, o cuando nos sentimos deprimidos, estamos simplemente muy ocupados en “nosotros mismo”. No creamos el espacio.

Cualquiera que sea la circunstancia, está en nuestras manos crear el cambio.

Particularmente en está época del año en la que hay tanta esperanza por la libertad y la Luz, tomemos la oportunidad de crear un milagro (ya sea grande o pequeño) en el cosmos. De esta manera, podemos ir al siguiente nivel de nuestra alma, encontrando sinceridad y amor real por la humanidad.

Si te gustó por favor compártelo con un amigo.
Karen Berg

¿Quién eres?

¿Sabes quién eres realmente? ¿Alguno de nosotros lo sabe? Considera esto. Nuestra alma está hecha de la misma esencia del Creador, de la misma forma en la que una roca es extraída de una montaña. Ambos son de la misma esencia.

Cuando vemos esto en nosotros mismos, se hace más fácil sentir cuán asombrosos somos. Y también comenzamos a aprenderlo acerca de otros. Todos tenemos Luz brillando en nuestras almas. Todos somos piezas de la misma montaña maravillosa.
Yehuda Berg