Sabiduría Antigua, Respuestas Modernas

Indignación para bien

Cuando pensamos en nuestros propios problemas, sentimos que no hay justicia en el mundo, pero cuando vemos los desafíos que otros enfrentan, podemos ver la “causa y efecto en acción”.

La fórmula para el crecimiento espiritual es totalmente lo opuesto. Cuando consideramos nuestros propios desafíos, deberíamos saber que son el resultado de algo que hemos hecho y que el mundo es perfecto y justo. Pero cuando nuestro amigo experimenta dolor, deberíamos sentir que el mundo es injusto y movernos a luchar en contra de la injusticia.

Cuando digo luchar contra la injusticia, no me refiero a lastimar a alguien, sino a construir algo. (Y como complemento, mi padre el Rav me enseñó que toma dos segundo destruir algo que tomó años en ser construido).

Utilicemos nuestra indignación por toda la negatividad en el mundo para crear algo positivo en su lugar.
Yehuda Berg

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *