Sabiduría Antigua, Respuestas Modernas

May 2012Monthly Archives

Enciende a Dios

Dios está dentro de cada uno de nosotros, pero en animación suspendida, esperando a ser encendido. Decir a alguien que está deprimido: “Dios está dentro de ti” no es suficiente para despertarlos de su abatimiento. Reactivar la fuerza de Dios de alegría y júbilo que está dentro puede ocurrir únicamente al salir de nuestro confort y al hacer algo por otros, sin ataduras.

Yehuda Berg

Era de extremos

Vivimos en una era de extremos. Existe una enorme cantidad de energía y Luz espiritual revelándose ahora. Es como si uno fuera expuesto a una gran cantidad de luz física después de haber estado en un lugar oscuro por mucho tiempo. Puede causar cansancio agudo en los ojos que puede sentirse enceguecedor.

Para acondicionarnos con el fin de poder manejar el salir de la oscuridad y regocijarnos en la Luz, ayuda admitir y transformar nuestro comportamiento egocéntrico.
Yehuda Berg

Sr. Robot

Estamos todos viviendo en un periodo en el cual la redención vendrá a través de las personas, no de la mano de los maestros, los rabinos, los sacerdotes, los chamanes, o aquellos a cargo. Este tiempo es para nosotros. La prueba es para nuestra generación, tú y yo escuchando nuestro instinto, sabiendo que para alcanzar algo real, tenemos que ir contra la corriente.

No seas un robot. Pregunta por qué. Permanece despierto. Esfuérzate por elevarte, luego esfuérzate de nuevo.
Yehuda Berg

Sigue adelante

En el momento en que decidimos que queremos hacer más, una fuerza negativa viene a empujarnos hacia atrás. El liderazgo y los desafíos vienen juntos de la mano. Esto es porque si resulta muy fácil, entonces no es real o satisfactorio (recuerda el principio espiritual del merecimiento). Debe haber un desafiador para que el trofeo sea significativo y valioso.

Nuestro “As” bajo la manga es estar conscientes de este principio espiritual, y hacer un compromiso para reeducar cómo reaccionamos. Cuando ocurre el empuje hacia atrás, sigue adelante. Haz lo opuesto de lo que tus temores y dudas te dicen que hagas.
Yehuda Berg

Espiritualidad en acción – Del 27 de mayo al 2 de junio de 2012

Muchas veces me asombra toda la información que está disponible para las masas, gracias al duro trabajo de mi madre y mi padre. Hoy en día una persona con el deseo de estudiar Kabbalah puede estar prácticamente en cualquier lugar del mundo y ser estudiante en un Centro. Con herramientas como UKabbalah.com, uno podría pasar todas las horas del día estudiando algo nuevo.

Así pues, con toda esta información accesible para millones de personas de todo el mundo, ¿por qué hay tanto caos? ¿Por qué continúan existiendo el dolor y el sufrimiento en el mundo?

Hay una historia sobre el Maguid de Mezritch, Rav Dov Ber, que no tenía mucho interés en conocer al gran Baal Shem Tov, Rav Israel ben Eliezer. El Maguid había estudiado mucho más duro que cualquier otra persona en la historia, por lo que creía que sabía todo lo que debía saber. Él no veía la necesidad de hacer el viaje pero tras la insistencia de su esposa finalmente accedió.

Tras haber estado unos días con el Baal Shem Tov, el Maguid sentía que no había aprendido nada nuevo. De hecho, parecía que el Baal Shem Tov no quería discutir sobre asuntos espirituales con él en absoluto. Finalmente, cuando el Maguid estaba a punto de regresar a casa, el Baal Shem Tov le pidió que le hablara sobre el santo ángel, Arizal. El Maguid quedó sorprendido, pero al ser una persona tan sabia, fue capaz de explicarle todo sobre el ángel en gran profundidad.

Tan pronto como el Maguid hubo finalizado, el Baal Shem Tov estuvo de acuerdo y dio la misma explicación, pero cada vez que pronunciaba el nombre Arizal, el ángel mismo aparecía. Cualquier ángel que mencionara, se materializaba ante ellos en cuanto las palabras salían de la boca de Baal Shem Tov.

El Baal Shem Tov y el Maguid tenían la misma información, pero lo que les hacía diferentes es que el Baal Shem Tov había puesto en acción todo lo que había aprendido, y por lo tanto lo había integrado en su corazón. El Maguid entendió en aquel momento lo que el Baal Shem Tov ya sabía: que la información no sirve de nada hasta que se pone en uso.

A veces imaginamos que las personas espirituales son aquellas que pasan sus vidas en soledad en una montaña, en meditación y estudio profundos; pero eso no es cierto. Uno debe bajar de la montaña y poner la sabiduría en práctica a diario con las personas, trabajar para mejorarse a uno mismo y su entorno. Ese es el camino espiritual.

Si queremos poner fin al caos en nuestras vidas, y en el mundo, debemos dedicarnos a hacer nuestro trabajo espiritual tanto como nos dedicamos a nuestro estudio. La información no cambia el mundo, pero poner la espiritualidad en acción puede hacerlo.

Es momento de empezar a convertir las palabras en sabiduría aplicando todo lo que aprendemos en nuestras vidas esta semana.

Los grandes sabios nos dan la información, pero depende de cada uno de nosotros manifestarla en el mundo.

Todo lo mejor,

Yehuda

 

Secuencia de los 72 Nombres conectada a esta semana

Ahora me estoy reconectando y reuniendo con los Mundos Superior e Inferior por medio del poder de este Nombre. Al juntar estos dos reinos, encuentro valor y compromiso para lograr mis metas y realizar mis sueños. Mis pensamientos se convierten en realidad. ¡Mis mejores ideas se transforman en acción, y en consecuencia, en resultados concretos!

Los requerimientos del corazón

Nunca creas que es muy tarde para volverte espiritual, que has hecho mucho daño.

Lo más importante es nuestro deseo de transformarnos en alguien mejor, encontrar pequeñas formas para deshacernos de nuestro egoísmo cada día.

Lo principal es hacer un poco más hoy que ayer, y mañana hacer un poco más que hoy. Y recordar que no estamos haciendo nada por alguien más sino por nosotros mismos.

Todo lo que el Creador desea de nosotros es nuestro corazón.
Yehuda Berg

Aliméntame con sopa

Hay una historia sobre un kabbalista que quería ver el Cielo y el Infierno mientras aún vivía. Estaba en el nivel espiritual en el cual podía hacer tal petición, así que un ángel le permitió experimentarlo en un sueño.

Entró en una habitación llena de personas que tenían cucharas largas atadas en sus manos. En el centro de la habitación había un gigantesco caldero de sopa. Todos estaban tratando de alimentarse a sí mismos, pero las cucharas eran muy largas y no podían alcanzar sus bocas. “Éste es el Infierno”, dijo el ángel.

Luego presenció el mismo escenario, sólo que cada uno estaba alimentando a su vecino. El ángel dijo: “Éste es el Cielo”.

El Cielo es pensar en otros y tener nuestras necesidades satisfechas. El Infierno es pensar sólo en nosotros mismos, y darnos cuenta que esto conduce únicamente a la inanición.
Yehuda Berg

Espirituales de medio tiempo

No existe tal cosa como la espiritualidad de medio tiempo. Cada momento es un momento espiritual. Cada cosa, cada momento, cada respiro que tomamos tiene el único propósito de perfeccionar nuestras almas.

No digo que debemos dejar de participar, formar parte de este mundo físico. Para nada. Sólo digo que nuestra meta debe ser alcanzar esa perfección, mientras que todo lo demás es solamente el medio por el cual podemos alcanzar esa meta.
Yehuda Berg

El buen ojo

Cuando vemos lo mejor en las personas, una puerta se abre desde el interior para admitir bendiciones en nuestras vidas. Los kabbalistas llaman a este tipo de visión: “Abrir el buen ojo”. Cuando vemos con el “ojo maléfico”, las puertas se cierran estrepitosamente.

Considera el ver lo mejor en lo peor de las personas como un beneficio para tí .
Yehuda Berg

Tú y yo

No podemos literalmente acercarnos a o alejarnos de Dios, ya que no hay tiempo, espacio o movimiento en el mundo espiritual. La cercanía y la conexión se alcanzan a través de la similitud de atributos.

La manera en la que nos “acercamos” a Dios es por medio de transformar aquellas partes de nosotros que no son similares a la naturaleza de la Luz. Esto involucra cambiar nuestra conciencia de ser “yo” a ser “tú y yo”.
Yehuda berg