Sabiduría Antigua, Respuestas Modernas

May 2012Monthly Archives

La humildad es el boleto

Moisés recibió la Luz de la inmortalidad cuando se le entregó la Biblia en el Monte Sinaí durante esta semana hace más de 3.400 años. Una de las formas en la cual la Kabbalah decodifica lo anterior, al igual que otras historia bíblicas, es a través de la numerología. “Sinaí” tiene el mismo valor numérico que “humildad”.

Hay una gran lección aquí para nosotros por aprender esta semana. La humildad nos acerca más a Dios, a la Luz, a las bendiciones continuas. El orgullo, la arrogancia y el ego, por el contrario, nos alejan.
Yehuda Berg

El arte de compartir – Del 20 al 26 de mayo de 2012

Los kabbalistas nos enseñan que para conectarnos con la Luz del Creador necesitamos ser como el Creador. Lo similar atrae a lo similar. Puesto que el Creador da amor y comparte incondicionalmente, convertirse en un ser que ama y comparte es una herramienta para conectarnos con el Creador.

¿Pero qué significa realmente convertirse en un ser que ama y comparte?

Muchas personas piensan que un simple acto de compartir es suficiente, pero no es el caso. Compartir espiritualmente significa que hemos renunciado a algo. De aquí viene la frase “comparte hasta que te duela”. Compartir también implica que nos importa tanto que no sentimos que se nos debe algo a cambio.

En otras palabras, para compartir realmente como la Luz, esto debe hacerse de forma incondicional, sin ningún interés personal de nuestra parte.

Me gustaría compartir contigo la historia de Rav Aharón de Carlin, quien un día olió el aroma del Jardín del Edén mientras pasaba por una casa. Aquella fragancia era tan fuerte que tuvo que entrar en aquella casa y descubrir de dónde procedía aquel olor tan increíble. Su nariz le guió directamente a una habitación donde vio la vestimenta de un payaso. Le preguntó a su propietario sobre esas ropas y el dueño le contó la siguiente historia: “Muchas veces intento recolectar dinero para los necesitados. Cuando una persona pobre acude a mí ,yo salgo por la ciudad e intento recolectar todo lo que puedo para ella. Una noche, un hombre vino para pedirme dinero y como era habitual salí a recolectarlo, pero por algún motivo aquella noche en particular nadie me ofreció ni un centavo. 

 Al regresar a casa, otra persona vino y me rogó que lo hiciera por ella también, así que volví a salir y volví a fracasar. Un poco más tarde, otra persona acudió a mí para pedirme ayuda y esta vez pude al menos recolectar la cantidad que esa persona pedía. Se la di y caí rendido en la cama, exhausto y dispuesto a dormir. 

 “De repente, alguien llamó a la puerta. Era un hombre extremadamente pobre. Yo quería ayudarle, pero estaba muy cansado y ya había pedido a todo el mundo que conocía. Él siguió suplicándome hasta que finalmente se me ocurrió una idea. Había un hombre rico en la ciudad que odiaba dar donativos, pero pensé que quizá por esta vez la Luz le impulsaría a hacerlo. 

“Fui a buscar a aquel hombre rico y le encontré en una taberna, borracho. Cuando le conté lo que sucedía, me recordó que él nunca daba donativos. Pero luego añadió: ‘Aunque como estoy en un estado de ánimo tan bueno ahora mismo, si haces algo por mí haré una excepción por esta vez. Todo lo que quiero es que te pongas esta vestimenta de payaso y te pasees por la ciudad”. El hombre rico se rió a carcajadas. Pensaba que nadie sería capaz de hacer algo así, puesto que sería humillado y ridiculizado. 

“Pero pensé: ‘Si no lo haces, habrá un hombre pobre que se quedará sin nada’. Así pues, me vestí con el disfraz de payaso. Por supuesto, se rieron de mí, me escupieron y me ridiculizaron. Pero gracias a Dios conseguí el dinero para aquel hombre que lo necesitaba”. 

Al escuchar esta historia, Rav Aharón le dijo al propietario de la casa: “Si te entierran con esta vestimenta de payaso, tu alma irá directa al Cielo”.

La lección aquí es que la bendición no vino del hombre sólo porque había compartido. ¡Es hasta dónde fue capaz de llegar para compartir! Fue tan lejos de su zona de confort porque le importaba mucho, y lo hizo por un completo desconocido.

Esta semana, intenta compartir hasta que te duela. No tenemos que llegar al nivel del hombre de este relato de forma que nos escupan y nos ridiculicen, pero al menos debemos querer alcanzar ese nivel.

Todo lo mejor,

 

Yehuda

 

Secuencia de los 72 Nombres conectada a esta semana

Mis motivaciones de interés personal, motivos ulteriores e intenciones ocultas se substituyen por actos puros de amistad, amor incondicional y de dar.

A cambio, se verán atraídos a mi vida amigos verdaderos y amorosos, la alegría y la satisfacción

Los dos “yo”

Existen dos “yo” dentro de cada uno de nosotros todo el tiempo. El yo presente (limitado), y el yo futuro (perfecto). Ya que el tiempo, el espacio y el movimiento son una ilusión de los cinco sentidos; el pasado, el presente y el futuro existen todos aquí y ahora. Esto quiere decir que podemos alcanzar nuestro futuro “yo” en cualquier momento dado y encontrar la fortaleza para superar cualquier desafío o cualquier limitación. Cuando parece que hay un callejón sin salida delante de nosotros, o cuando nos sentimos sin esperanzas o con temor, podemos ir a lo más profundo y encontrar la sabiduría que allí yace.

Saber que esa parte de nosotros existe nos conecta con ella. No importa qué tan lejos estemos, el estado de perfección está ahí siempre.
Yehuda Berg

Definición de felicidad según la Kabbalah

¿Cómo definen la felicidad los kabbalistas? Felicidad es cuando vemos que la Luz es mayor que el desafío. Y todos hemos experimentado lo difícil que pueden ser algunas situaciones, razón por la que este estado de conciencia es una montaña real para escalar. Pero mientas sigamos escalando, al inyectar el pensamiento:”Tengo la certeza de que esto es bueno para mí”, incluso la peor pérdida puede volverse una ganancia.
Yehuda Berg

Gracias por la enseñanza

Existe una historia en el Zóhar sobre un hombre sentado en la ladera de una montaña a punto de ser mordido por una serpiente, cuando de la nada aparece otra serpiente y se come a la primera. El hombre se levanta y se aleja, y unos momentos después, el borde en el que estaba sentado repentinamente se separa de la montaña. Cuando se le preguntó su secreto para atraer milagros, respondió: “Nunca me voy a dormir sin perdonar a cualquiera que me haya herido durante el día. Y ciertamente nunca voy a dormir sin sentir gratitud por ellos”.

Cuando decidimos ver cada situación dolorosa como una oportunidad para aprender, podemos experimentar milagros ilimitados.

Yehuda Berg

Contrato con Dios

El contrato que hicimos con Dios en el Mundo Infinito fue que sólo podíamos recibir Luz si somos la causa para revelarla, si somos la causa para crear una mejor realidad. Esto quiere decir que sin importar qué tan mala sea una situación, tenemos el poder de hacerlo mejor. Ahora mismo.

Yehuda Berg

Sin malas experiencias

La fuerza amorosa de Dios siempre se encuentra en el medio de las situaciones dolorosas. Lo único que nos detiene de saber esto es creer que hicimos algo malo, que estamos atravesando una mala experiencia. No hay malas experiencias, sólo pruebas.

¿Qué es una prueba? Es la forma de Dios de enseñarnos cómo elegir la certeza sobre la preocupación, para que podamos experimentar más milagros.
Yehuda Berg

Nada es nuestro – Del 13 al 19 de mayo de 2012

El fundador del Centro de Kabbalah, Rav Áshlag, explica en su introducción de las Diez Emanaciones Luminosas: “Nada en este mundo es realmente nuestro. Aunque trabajemos por algo, lo que recibimos como resultado no es en realidad una posesión… Debemos ver todo en este mundo como si viniera del cielo”.
Es un concepto poderoso, ¿verdad? Nada de lo que recibimos en el mundo, nada con lo que nacemos, nos pertenece realmente. Somos meramente un receptor de todas las bendiciones que llegan a nosotros y es nuestro trabajo cambiar de ser una vasija a ser un canal compartiendo esas bendiciones: nuestro dinero, nuestro tiempo, nuestro amor, nuestra amistad, nuestro talento, de la mejor manera posible.
Cuando empezamos a creer que somos la fuente de las bendiciones de nuestra vida y que merecemos o hemos creado sin ayuda todo lo que tenemos, estamos diciendo en esencia que no necesitamos al Creador. Y con esa conciencia nos desconectamos de la Luz. La Luz sólo descansa allí donde hay un deseo verdadero por ella.
Como estudiantes de Kabbalah aprendemos al principio de nuestros estudios que la forma de recibir más Luz es compartir la Luz que tenemos. Vivir verdaderamente esta sabiduría significa que empezamos a vernos como los gerentes de nuestras bendiciones en lugar de los propietarios. ¡Entonces podemos convertirnos en un canal para la Luz del Creador!
Es un cambio muy dramático en nuestra conciencia y no es fácil de hacer, pero los resultados del esfuerzo valen la pena.
Todo lo mejor,
Yehuda
Secuencia de los 72 Nombres conectada a esta semana
 
Me concentro en compartir la Luz con mis amigos, mi familia y con toda la gran familia que es la humanidad. Llevo este Nombre conmigo al mundo real, y comparto estas herramientas con otros. Pido la fuerza para poder hacer lo que digo.
En mi mente, visualizo las aperturas y las oportunidades en el mundo para lograr la diseminación global de esta antigua sabiduría.
Sé que este Nombre está despertando las fuerzas de la inmortalidad e incrementando el gozo en el mundo. No espero ni exijo nada menos

Feliz día de las madres

La ventaja espiritual femenina es una realidad: La mujer es, de un modo innato, más amable y pacífica. Es la forma primaria de manifestación del amor. Se ha otorgado el don de ser intuitivas a las mujeres.
Su misión es dar la bienvenida a la LUZ y permitir su entrada en la casa. Las mujeres fueran creadas para ser las líderes espirituales del hogar.
Feliz día de las madres
Karen Berg

Saltar de la felicidad

Supón que cada vez que aceptáramos un obstáculo y cambiáramos nuestro comportamiento reactivo recibiéramos un millón de dólares. ¿Qué haríamos cada día? Nos despertaríamos cada mañana buscando todos los problemas que podamos encontrar. Por el contrario ¿qué hacemos cuando se desata una crisis? Hemos sido programados para evitar y reaccionar.

Dediquémonos a saltar de la felicidad ante la oportunidad de confrontar desafíos, porque significará dinero en efectivo en nuestro bolsillo, espiritualmente hablando.
Yehuda Berg