Sabiduría Antigua, Respuestas Modernas

June 2012Monthly Archives

Libre albedrío

Nuestro único libre albedrío es elegir resistir nuestras urgencias egocéntricas. O no. Eso es todo. Cada vez que resistimos nuestra antigua naturaleza reactiva en favor de una nueva naturaleza proactiva, hemos ejercido exitosamente el libre albedrío. ¡¡¡Felicidades!!!

Yehuda Berg

Ama la humillación

Cuando nos avergonzamos, nuestro ego se reduce, pero nuestra alma florece. Digamos que cometemos un gran error. Si todos lo notan, y nuestra falla está por ser expuesta, podríamos reaccionar y tratar de cubrirla. O podríamos reconocerlo como una oportunidad para aniquilar a nuestro ego.

Intenta amar la humillación. Al final, tu alma brillará y tu ego se ocultará, y las personas te verán por quien realmente eres.
Yehuda Berg

Haz algo

Mi padre, el Rav, siempre dice que para crear milagros en nuestras vidas, necesitamos una fusión entre la energía espiritual y las acciones físicas. No podemos simplemente orar por un milagro. Necesitamos hacer algo para que ocurra.

Piensa en ello de esta manera: una persona está en un cuarto oscuro. Para encender la luz, debe caminar hasta el interruptor y encenderlo. Por supuesto, el interruptor no es la causa de la luz, la corriente eléctrica es responsable por la iluminación. Pero sin esa acción la luz nunca se manifestaría.

Lo mismo ocurre con la Luz espiritual. ¿Recibes el mensaje? Haz algo.
Yehuda Berg

Camino al éxito

El ascenso reactivo por la escalera del éxito, finalmente causa caos para nosotros en algún punto. Podría ser con nuestros hijos, nuestra pareja, o nuestra salud. Puede tardar 10 años. Puede tardar 20 años. De hecho, mientras más tiempo tarde, peor es porque el tiempo hace que la ilusión del éxito parezca más real.

En otras palabras, muchas personas gastan sus vidas siendo reactivos porque esto parece tener buen resultado para ellos, y en el crepúsculo de sus vidas, cuando ya casi es demasiado tarde para cambiar, pierden todo su “éxito” en un segundo.

Espero que esto no parezca aterrador. Se supone que sea una llamada de alerta. Revisa en ti mismo ahora. ¿Estás en un camino reactivo hacia el éxito? De ser así, ¡No es muy tarde para cambiar!
Yehuda Berg

La vida brilla más

Cuando le permitimos al ego controlar nuestros pensamientos sobre el negocio, el matrimonio y nuestras relaciones con otros, una cortina se levanta, la misma oculta la verdad de nuestras vidas (y la Luz de nuestras almas). Dentro de este capullo, nuestro ego crece y se hace más fuerte, nuestro verdadero ser se oculta más, y la vida se vuelve más oscura.

Esta es la conciencia reactiva. Pero cuando resistimos nuestro ego, derribamos una cortina y podemos ver la verdad alrededor y dentro de nosotros. Esta es la conciencia proactiva, frenamos nuestros impulsos egocéntricos y desatamos la voluntad de nuestra alma. Es allí cuando la vida brilla más.
Yehuda Berg

¿Soy yo?

Así seamos un doctor, un abogado, un erudito, un plomero, un artista o el trabajador de una fábrica, tenemos dos formas para llevar nuestro trabajo y conducir nuestra vida.

1 – Con Ego: pensar que lo que hacemos proviene de nosotros y que nuestros talentos están gracias a nuestra propia brillantez.
2 – Con Humildad: saber que somos sólo un canal para la Luz y que, al servir a otros, de hecho nos ayudamos a nosotros mismos.

La primera opción nos deja solos. Cuando las cosas salen bien pensamos: “soy yo”, lo que significa que cuando las cosas salen mal “también soy yo”. Pero cuando somos canales, dejamos espacio para que la Luz nos guíe, y no estamos solos nunca. La decisión es nuestra, por supuesto.
Yehuda Berg

Satisfacción al 100% – Del 24 al 30 de junio de 2012

Hay una parábola sobre un hombre que tenía tanta certeza en la Luz que cuando su ciudad sufrió una gran inundación, se negó a aceptar ayuda afirmando que la Luz le salvaría. Un amigo suyo vino en un bote para recogerle, pero él no quiso subir. “El Creador me salvará”, le aseguró. Un día más tarde, un helicóptero descendió una cuerda para rescatar al hombre que se estaba ahogando. Esta fue su última oportunidad, pero aun así, el hombre insistió: “El Creador me salvará”. Finalmente, se ahogó.

Cuando el hombre se encontró con su Creador, le gritó con gran dolor: “¿Por qué no me salvaste?”.

El Creador respondió: “¿Quién piensas que te envió el bote y el helicóptero?”.

El propósito de esta historia es mostrarnos una importante lección espiritual: la certeza sin acción no es suficiente.

Vinimos a este mundo a ser los creadores de nuestro propio destino. Así pues, subir al bote, agarrar la escalera –hacer el esfuerzo– es nuestro trabajo. Nunca estamos solos en nuestra tarea, pero nuestro trabajo consiste en activar el proceso con nuestras acciones.

Tomémonos el tiempo esta semana para hacer el trabajo necesario para empezar a manifestar la Luz. Enfocarnos únicamente en la voluntad física nunca nos traerá felicidad duradera, ni tampoco apoyarnos exclusivamente en la espiritual. Necesitamos las dos para experimentar satisfacción al 100%.

Todo lo mejor,

Yehuda

 

Secuencia de los 72 Nombres conectada a esta semana

Ahora me estoy reconectando y reuniendo con los Mundos Superior e Inferior por medio del poder de este Nombre. Al juntar estos dos reinos, encuentro valor y compromiso para lograr mis metas y realizar mis sueños. Mis pensamientos se convierten en realidad. ¡Mis mejores ideas se transforman en acción, y en consecuencia, en resultados concretos!

Ámalos más

Hay un dicho antiguo que reza: Cuando un padre se queja que su hijo ha tomado el camino del mal, ¿qué debería hacer? Amarlo más que nunca.

Da más amor, y menos castigo, a las personas en tu vida que enfrentan problemas.
Yehuda Berg

Amor sin temor

El corazón no puede contener temor y amor al mismo tiempo. Cuando nuestros corazones contienen temor, no podemos amar. El temor es preocuparnos de que no obtengamos aquello que necesitamos. El amor es compartir con la otra persona.

Cuando caminamos con amor en nuestro corazón, vivimos con amor, entonces estamos en afinidad con el Creador y no hay necesidad de temor. El amor es la energía más fuerte de todas.
Yehuda Berg

Puente hacia Dios

Si deseas construir un puente hacia Dios, debes también construir un puente hacia las personas en tu vida (incluyendo a los amigos y a los enemigos). No puedes obtener uno sin lo otro.

Empújate a ti mismo a hacer la paz con las personas el día de hoy.
Yehuda Berg