Sabiduría Antigua, Respuestas Modernas

December 2012Monthly Archives

Investigadores espirituales

Parte de la trampa de un camino espiritual es que uno corre el riesgo de convertirse en un investigador en lugar de un descubridor.

Obtenemos energía a partir de estar inspirados, a partir del estudio, de entender intelectualmente los cambios que necesitamos hacer. Así que buscamos ser “re-inspirados”, buscamos aprender cosas nuevas, o encontrar una nueva forma de escucharlas.

La verdad es que podemos intentar de todo, desde yoga hasta un retiro, desde un psíquico hasta las cartas del tarot, pero hasta que no hagamos realmente el trabajo de cambiar nosotros mismos estaremos siempre buscando y nunca encontraremos.

No estamos aquí para sentirnos bien por un segundo y luego movernos hacia la siguiente moda.

Estamos aquí para cambiarnos a seres que puedan tener toda la abundancia que el universo quiere que recibamos.

Comprometerse con un camino de cambio es difícil. Encuentra uno que pueda apoyarte verdaderamente y síguelo a largo plazo.
Yehuda Berg

El significado de la paz – Del 30 de diciembre de 2012 al 5 de enero de 2013

El otro día hablaba con un amigo, y a lo largo de nuestra conversación noté que él estaba muy cansado. Parecía que no podía dejar de bostezar. Cuando le pregunté si necesitaba dormir un poco, me respondió: “Lo extraño es que anoche dormí más de lo que he dormido en toda la semana”.

Me recordó a las personas que regresan de unas vacaciones geniales y dicen: “Fue muy divertido pero ¡estoy agotado! Necesito unas vacaciones de mis vacaciones”.

Los grandes kabbalistas enseñaron que para recibir gran Luz, debemos alcanzar una gran paz interior, o descanso. Pero el verdadero descanso al que los kabbalistas se refieren es algo más que simple reposo y comodidad. Al contrario, esta paz interior es alcanzada al vencer los deseos del cuerpo por evadir la incomodidad.

Un cuerpo en movimiento quiere permanecer en movimiento. Un cuerpo en descanso busca más descanso. Cuando nos entrenamos para estar en movimiento cada vez más, en modo de compartir, fuera de nuestra zona de comodidad y haciendo un esfuerzo extra, ¡se nos hace más sencillo continuar y hacer más!

Nunca encontraremos paz (verdadero descanso) al vivir la vida como en unas vacaciones.

Irónicamente, podemos perseguir el descanso físico toda nuestra vida y nunca sentirnos relajados o con menos estrés.

Es una paradoja que no puedes conocer realmente hasta que lo intentas, pero la paz se encuentra cuando continuamente nos empujamos a nosotros mismos para hacer más.

Expandir nuestra tolerancia por la incomodidad es expandir nuestra capacidad para la paz interior. 

Todo lo mejor,

Yehuda

 

Secuencia de los 72 Nombres conectada a esta semana

Uso este nombre para liberar el poder de la mente sobre la materia, del alma sobre el ego y de lo espiritual sobre lo físico.

Mi meta no consiste en renunciar al mundo material sino en eliminar el control que este tiene sobre mi, para convertirme en el auténtico capitán de mi propio destino.

¡Todo se vuelve posible!

El vacío es un obsequio

Cuando nos sentimos vacíos, intentamos llenarnos con rellenos temporales como la comida, las drogas, el sexo o las compras. ¡O intentamos escapar a otro lugar por completo! ¿Vacío en un matrimonio? Buscamos otro esposo/a. ¿Problemas en un empleo? Encontramos otro.

Pero como sabemos, la elevación temporal se desvanece, lo cual nos deja sintiéndonos agotados, y nuestros problemas nos siguen de un consorte al otro y de un trabajo al otro.

Existe sólo una forma de remover el vacío y esa forma es: Cambiando nosotros mismos.

Cuando somos confrontados con el vacio o con un problema, es el momento de comenzar a preguntarnos las interrogantes como: ¿Qué no he estado dispuesto a hacer para crear la vida que quiero vivir? ¿Dónde soy culpable en esta situación? ¿Qué podría estar haciendo diferente?

El vacío es un obsequio del universo diciéndonos: “¡Despierta! Estás en un camino hacia la destrucción. No estás haciendo el trabajo de cambiarte a ti mismo”.
Yehuda Berg

Sacrifícate por otros

Cualquiera puede estudiar Kabbalah, pero vivir la Kabbalah significa que nos sacrificamos a nosotros mismos por otras personas.

Todos deseamos hacer lo que queremos y cuando queremos hacerlo.

Pero cuando tenemos una oportunidad de apartarnos de nuestros propios intereses y hacer algo que alguien más desee, ésa es nuestra oportunidad de oro para traer la Luz a nuestras vidas.
Yehuda Berg

Plenitud en la Luz

Si no apreciamos la Luz en todo lo que tenemos no podemos recibir la plenitud destinada para nosotros.
Es muy sencillo dar por sentado las cosas: amigos, familia, maestros, mentores, el aire, el agua, el sol, la música, la salud, un programa de televisión que te haga reír cuando las situaciones sean difíciles.
Trata de no dar por sentado la Luz que está dentro de todas las cosas. Ya sea un concierto de Rock o una noche silenciosa en tu hogar ¡sabe que no son las cosas físicas las que te están otorgando el júbilo y aprecia la Luz dentro de ellas!
Yehuda Berg

Muy seguro

Cuando estás muy seguro de estar en lo correcto sobre algo, éste es usualmente es el momento de reconsiderarte.

Si en algún momento de tu vida sientes que estás absolutamente en lo correcto y que alguien más está absolutamente equivocado, da un paso atrás y ve si hay alguna forma en la que ambos estén en lo correcto. O por lo menos busca una manera de ser tolerante con el punto de vista de la otra persona.

Cuando estamos muy seguros de ver, es frecuentemente cuando estamos más ciegos.
Yehuda Berg

Más de lo que puedes saber

Los problemas en las relaciones comienzan cuando crees que sabes todo sobre la otra persona.

Cada individuo es un universo dentro de sí mismo. ¿Cómo podemos pensar que sea posible para nosotros abarcar el universo?

No importa qué tan bien crees que conoces a alguien, existen niveles más profundos que ni siquiera has percibido.

Es importante continuar invirtiendo tiempo en lograr entender a la persona que más amas.

Siempre existe algo más por encontrar.
Yehuda Berg

No hay persona sin Luz

Nos apresuramos a juzgar, pero existe mucho más por encima de lo que creemos y de lo que vemos.

De la misma manera que los métodos de Dios están con frecuencia escondidos –y es nuestro trabajo revelar la Luz– la Luz en otras personas está oculta también.

Como mi madre escribe en su nuevo libro Continuará: La reencarnación y el secreto de nuestras vidas: “Deberíamos poder amar a la peor persona de la misma manera en que lo hace el Creador. Porque no hay persona sin Luz”.

Existe mucha más santidad en la persona que tenemos a nuestro lado que la que podemos empezar siquiera a ver.
Yehuda Berg

Paz en la tierra – Del 23 al 29 de diciembre de 2012

La palabra “paz” es utilizada esta semana quizás más que en cualquier otra época del año.

La vemos en grandes letras doradas en cartas de obsequios y la escuchamos en voces de extraños en la calle que cantan: “Paz en la tierra y a los hombres de buena voluntad”.

Es bueno oírla y se siente bien.

Incluso se siente posible. Porque lo es.

A pesar que en este tiempo existe la guerra y el conflicto, la paz permanece como una posibilidad.

En el Centro de Kabbalah enseñamos que cada una de las 70 naciones en este mundo tiene su propio ángel, quien es el ministro precedente sobre todo lo que ocurre con respecto a esa nación. Cuando los ángeles de cada nación estrechan sus manos en unidad, hay paz. Cuando pelean en los mundos superiores, la guerra comienza en nuestro mundo físico.

Pero hay un gran secreto dado a nosotros por los kabbalistas: aunque los ángeles determinan lo que ocurre en la realidad física, nosotros afectamos a los ángeles con nuestra conciencia y nuestras acciones. ¡Qué poderoso es entender que podemos controlar nuestro propio destino más allá del alcance de los cielos!

Si queremos una realidad de paz, necesitamos tener una conciencia de paz. Sin importar lo que ocurra.

La verdadera paz es incondicional. No le importa quién hizo qué a quién. No depende de nuestra comodidad. No descansa en los sentimientos y no llega cuando es fácil y luego se va corriendo por la puerta cuando el camino se pone difícil.

Cuando podemos ver al amigo o al enemigo y respetarlos incondicionalmente, podemos crear una realidad de paz.

Es fácil comenzar un conflicto o una guerra, pero es casi imposible saber cómo va a terminar.

Desde una escala global hasta nuestras vidas personales, ya sea una pelea entre países, un conflicto con nuestros vecinos o tal vez una discusión con un miembro de la familia, sólo se necesita de una persona dando a la otra el espacio para que sea quien él o ella es.

Parece muy simple, pero la verdad es simple.

Si podemos bajar nuestras defensas lo suficiente como para ver la Luz que existe en el otro ser humano al extremo del campo de batalla, al otro lado de la calle, al otro lado de la mesa del comedor, podemos mover a los ángeles para que traigan fin a todos los conflictos.

La paz es la certeza eterna y duradera de que la Luz está en todos y en todo. Sin importar lo que ocurra.

Júbilo para el mundo.

Todo lo mejor,

Yehuda

Secuencia de los 72 Nombres conectada a esta semana


Mediante el uso de este Nombre ahora tenemos acceso a la red de los ángeles.

Eliminamos ángeles negativos y su influencia caótica de nuestra vida. Encendemos la fuerza de ángeles positivos. Y todo este poder es activado mediante nuestro compromiso sincero de transformar nuestro carácter.


La verdad acerca del compartir

La razón por la cual en el Centro de Kabbalah nos enfocamos tanto en el compartir no es porque somos elevados o moralmente correctos.

¡La razón por la que nos esforzamos en dar más de nosotros mismos ni siquiera es por otros!

El compartir se trata de nosotros. Compartir nos trae realización.

Nosotros creemos en que, para alcanzar felicidad duradera, debemos tener la conciencia de otros dentro de la nuestra.
Yehuda Berg