Sabiduría Antigua, Respuestas Modernas

¡Y qué!

Rav Áshlag solía decir que uno debería evitar pensar: “¡Y qué!”, refiriéndose a: ¿A quién le importa si hago esto o no? De hecho, él indicaba que este pensamiento era una de las actitudes más destructivas de la humanidad.

El mundo entero está conectado, y todo lo que hacemos de forma individual lo afecta en su totalidad . Aprendemos esto en nuestros estudios bíblicos, pero si lo buscas en Google, verás que la ciencia se hace eco de esta idea. Cualquier cosa afecta a todas las cosas.

Cada acción que realizamos acerca más el mundo a la Luz, o lo aleja más. No pueden existir los “¡Y qué!” en el camino espiritual porque todo cuenta.
Yehguda Berg

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *