Sabiduría Antigua, Respuestas Modernas

February 2013Monthly Archives

Único

A todos se nos otorgan obsequios únicos para asistirnos en llevar a cabo el propósito individual de nuestra vida. Esta es la razón por la cual de nada sirve compararnos a nosotros mismos con la persona a nuestro lado.
La comparación te aleja de ser la mejor versión de ti mismo.
Lo que tienes para ofrecer nadie más podrá tenerlo nunca, porque nadie más es como tú.
Yehuda Berg

Un mejor mañana

¿Sabías que en cada momento se nos presenta la posibilidad para hacer un futuro más brillante para nosotros mismos?

Ya sea que parezca dramático o mundano, cada momento nos presenta una oportunidad para alterar nuestro destino al escoger ser proactivos en vez de reactivos.

Las oportunidades que se nos otorgan a través de cada día son interminables.

Crear un mejor mañana comienza con ser mejores hoy.
Yehuda Berg

Este es el día que el Creador hizo

“Este es el día que el Creador hizo, estaremos con júbilo y alegría en él”. –Salmos

Ya sea que estemos conscientes de ello o no, nuestro día y todo lo que ocurre en él puede ser dividido en dos categorías. Existen las partes que planeamos y salen de acuerdo a lo planificado; por lo general nos sentimos felices y disfrutamos estas partes. Y existen aquellas partes del día que no hemos planificado, los pequeños o grandes sucesos imprevistos, usualmente más allá de nuestro control y que generalmente no disfrutamos. Estas partes pueden ser tan pequeñas, como alguien sacándonos del camino, o algo más grande como la cancelación de un vuelo el cual estaba destinado a llevarnos a una reunión muy importante.

Los kabbalistas tienen una perspectiva completamente diferente sobre estas dos partes de nuestro día, una perspectiva que si estamos dispuestos a entender y vivir, puede cambiar nuestras vidas. Ellos enseñan que si estamos intentando llevar una vida espiritual que pueda acercar nuestra alma a su estado elevado (el propósito por el cual el alma viene a este mundo) nunca podemos estar seguros de si nuestros propios planes de hecho nos llevarán a ese estado. Nunca podemos estar completamente seguros de que el plan que hacemos para el día es el mejor para nosotros ya sea en términos físicos o espirituales.

La otra parte de nuestro día es la parte que no planeamos pero que llega a nosotros de todas formas, o mejor dicho, la parte que el Creador planeó y realizó para nosotros. Si deseamos llevar a cabo el propósito de nuestra alma y atraer las bendiciones que están destinadas a manifestarse en nuestras vidas, entonces es esta parte del día la que debería hacernos más felices. Podemos tener la certeza de que las partes del día que el Creador planeó para nosotros nos cambiarán en la forma en que lo necesitamos, y estos momentos nos están acercando más al propósito por el cual vinimos a este mundo.

Con este entendimiento vemos por qué las partes más importantes y alegres de nuestros días deberían ser aquellas que no planeamos. Si estamos dispuestos a entender esta enseñanza y vivirla, podemos cambiar nuestros días y nuestras vidas. El Rey David escribió en los Salmos: “Este es el día que el Creador hizo, estaremos con júbilo y alegría en él”, queriendo decir que él había alcanzado el nivel en el cual las partes de su día de mayor júbilo y alegría no eran las situaciones que él planeó, sino las que vinieron a él. Él podía ver y sentir que estás eran las mejores partes del día, y por ende, era más feliz con ellas.

Unas cuantas semanas atrás me encontraba en Miami para una charla y tenía una reunión en Boca Ratón a las 12 p.m. Siempre intento estar a tiempo para las reuniones, así que distribuí el tiempo para tener 15 minutos para bajar al estacionamiento y buscar el auto y 45 minutos para manejar hasta mi destino. Este plan me habría hecho estar a tiempo para mi reunión. A las 11 bajé al estacionamiento, no había más nadie allí así que estaba seguro que mi auto llegaría en unos cuantos minutos. A las 11:15, cuando el auto aún no había aparecido, le pregunté al valet cuál era el motivo de la demora. Me dijo que no me preocupara, que el auto llegaría en poco tiempo. Luego de pasar otros 15 minutos, ahora eran las 11:30, me dirigí de nuevo al valet. Aunque me aseguró que el auto llegaría en poco tiempo, me pude dar cuenta de que estaban teniendo problemas ubicándolo.

Para las 11:45 y sin el auto en el lugar me preguntaba si tenía algún sentido ir a Boca, lo más temprano que podía llegar sería una hora después. Sentí la frustración y la decepción trepando pero antes de que pudiese caer en estas emociones me recordé a mi mismo esta enseñanza, me dije: “Esta es la parte del día que el Creador ha creado para ti, esta es la mejor parte de tu día”. Luego de pensar en esto una y otra vez, no sólo pude estar de acuerdo con este plan “echado a perder”, sino que de hecho pude disfrutarlo y estar feliz.

Entender esta enseñanza no es tan importante como vivirla y tener la habilidad de recordarla cuando nuestros planes se enreden y cuando ocurra lo que no planeamos. Es más importante poder disfrutar esos momentos y darnos cuenta que son la mejor parte de nuestros días y de nuestras vidas, porque provienen del Creador.

Bendiciones y Luz,
Michael Berg

Luz consistente

Rava Ashlag escribió que si un hombre permanece cerca de una vela encendida por 20 años, ésta brillará sobre él por 20 años. Pero en el momento en que se aleje de la vela, la luz no brillará más sobre él.Este mismo principio se aplica a nuestra conexión con la Luz que recibimos del Creador. Mientras permanezcamos siendo consistentes en nuestro deseo consciente y nuestros esfuerzos para estar con la Luz, ésta siempre brillará sobre nosotros.
Yehuda Berg

El compartir espiritual

La mayoría de nuestros esfuerzos por compartir no son necesariamente lo que la Kabbalah define como compartir espiritual. Tenemos la tendencia a compartir lo que es conveniente para nosotros. Estas acciones nos hacen una buena persona, pero no traen bendiciones a nuestras vidas.

Los grandes kabbalistas enseñaron que si das algo y te sientes bien por ello, estás de hecho recibiendo ese sentimiento en tu ego. El compartir espiritual, el tipo de compartir que trae bendiciones a nuestras vidas, ocurre cuando es realmente difícil para nosotros.

Mientras más incómodo sea para nosotros dar, más podremos recibir verdaderamente. ¡Ése es el compartir espiritual!
Yehuda Berg

Vivir nuestra verdad – Del 24 de febrero al 2 de marzo de 2013

Todos nosotros utilizamos máscaras. 

Ninguno de nosotros es 100% lo que es, el 100% del tiempo. Desde fingir una sonrisa cuando hemos tenido un día verdaderamente horrible, hasta pretender compartir con alguien cuando tenemos otras intenciones, nuestras máscaras están siempre ocultando una cosa: La verdad.

El ego evita que vivamos nuestra verdad. Nos convencerá de que nuestras máscaras nos protegen. Pero este falso personaje que colocamos para evitar ser heridos o sentir dolor es el mismo personaje que bloquea el que experimentemos nuestra realización.

Así como es imposible obtener un bronceado con una máscara en tu cara, no podemos conectar con la Luz cuando pretendemos ser alguien que no somos. Cuando desnudamos nuestra alma y dejamos de esconder nuestra basura (nuestro matrimonio fracasado, las relaciones problemáticas, los temores financieros o la falta de autoestima) podemos crear verdaderas conexiones con las personas. Ni que decir que esto también da a otros un espacio seguro para que sean quienes realmente son, porque en toda semejanza, sus temores y problemas son similares a los nuestros.

No es algo fácil de hacer, pero cuando reunimos la fuerza para exponer nuestras debilidades, salimos de nosotros mismos y conectamos con la Luz.

Al quitar nuestras máscaras y vivir nuestra verdad, permitimos que la Luz brille sobre nosotros, y que nuestra propia Luz brille sobre otros.

Todo lo mejor,

Yehuda

Cómo estamos

Puedes viajar grandes distancias, pero aún así permanecer donde estás.

A veces, pasamos nuestras vidas corriendo de un lugar al siguiente, pero seguimos siendo la misma persona. Esta es la razón por la cual el mismo tipo de situaciones, personas y caos parecen seguirnos a cualquier lugar al que vayamos hasta que descubrimos las lecciones que estamos destinados a aprender y realizamos un cambio interior.

El crecimiento personal tiene poco que ver con dónde estamos; más bien, tiene mucho que ver con cómo estamos.
Yehuda Berg

Honrar a tus padres

“Honra a tu padre y a tu madre” no es sólo un precepto religioso, sino un importante principio espiritual en nuestro camino para alcanzar la paz interior y la realización.

Existen ciertas personas a quienes nunca podremos pagar de vuelta los regalos que nos han otorgado, y las primeras y principales de esas personas son nuestros padres quienes nos trajeron a este mundo. Esto no quiere decir que siempre debemos estar de acuerdo con nuestros padres, tampoco quiere decir que tenemos que estar alrededor de ellos si son destructivos para nuestro crecimiento personal. Aún así, pese a cualquier cosa, podemos honrar a nuestros padres al honrar la vida que nos dieron.

Sentir una profunda apreciación por el regalo que nuestros padres nos dieron, el regalo de la vida, es más importante que cualquier acción física que podamos llevar a cabo a favor de ellos.
Yehuda Berg

Desarrollar la intuición – Jueves, 21 de febrero de 2013

Muchas veces los estudiantes me preguntan: “¿Cómo podemos desarrollar nuestra intuición?”. Hablando en términos prácticos, desarrollar la intuición requiere que comencemos a escuchar más de lo que hablamos o respondemos.

Digamos que, por ejemplo, un amigo se nos acerca con una pregunta, si queremos responderle de manera intuitiva en lugar de hacerlo desde nuestro ego, existen algunos pasos que seguir:
Observar a la persona e intentar sacarnos a nosotros mismos de la situación.
Escuchar. Tratar de tener empatía. Sentir de dónde viene la otra persona, y luego responder.
Generalmente, cuando llegamos a la espiritualidad nos colocamos en la posición de mentor o maestro. Comenzamos a pensar que lo sabemos todo cuando se trata de cómo otros deberían comportarse o de qué deberían hacer los demás con sus vidas. Pero eso no es intuición; eso proviene del Ego. Sólo podemos ser un modelo de las herramientas espirituales y la sabiduría que estamos aprendiendo. Mientras las personas ven el cambio en nosotros, pueden entonces escoger realizar los cambios ellos también.

La intuición es algo que crece si se lo permitimos. Normalmente, las personas que tienen más intuición son aquellas que están menos envueltas en ellos mismos. Esto se debe a que, para permitir a la intuición crecer, tenemos que abrazar nuestra naturaleza interna, y esto significa que necesitamos salir de nuestras preocupaciones personales, nuestros temores y nuestras intenciones ocultas.

Muchas veces pensamos en lo que creemos que otros quieren que pensemos, reaccionamos a las cosas de la manera en que pensamos que otros quieren que reaccionemos o hacemos cosas que parecen correctas al momento de satisfacer a otras personas a nuestro alrededor. Sin embargo, cuando trabajamos en el nivel intuitivo lo hacemos de una forma muy diferente. No sólo trabajamos desde el Chakra de la Corona, sino que también permitimos que la energía sea digerida a través de todo nuestro cuerpo. Nos estamos permitiendo operar desde nuestra propia naturaleza en lugar de operar desde fuerzas externas tales como quién piensa qué o quién le importa. Mientras más podamos hacer esto, entonces absolutamente nos volveremos más intuitivos.

Desde mi propia experiencia, cuando me reúno o hablo con alguien, mi trabajo es encontrar en dónde se encuentran. Para lograrlo, necesito tener empatía. Esto requiere que me salga de la película para poder identificarme con la persona. Es sólo en este punto que tal vez puedo sentir lo que falta y ver si existe una manera de ayudar.

Ansío escuchar de ti y continuar creciendo a tu lado en este camino, y espero que si te gustó este escrito, por favor lo compartas con un amigo.

Con amor
Karen

Ventajas y desventajas

Cuando envidiamos a otra persona o nos sentimos celosos por lo que otro tiene, estamos en efecto diciendo que Dios no nos está dando lo que necesitamos o merecemos.

De acuerdo a las leyes de la espiritualidad, hay un balance preciso que existe en la vida de cada persona. Cada uno de nosotros recibe medida por medida lo que necesita para crecer en una forma que es única para nuestra alma.

Todos tenemos ventajas y desventajas, pero también tenemos exactamente lo que necesitamos para nuestro viaje específico.
Yehuda Berg