Sabiduría Antigua, Respuestas Modernas

March 2013Monthly Archives

El camino espiritual

Tenemos la tendencia a hacer de nuestra espiritualidad una parte de nuestras vidas del mismo modo en que vamos a una clase de yoga, pero esto no puede beneficiarnos realmente si no se está convirtiendo constantemente y cada vez más y más en el corazón de nuestro ser.

La espiritualidad no es algo que hacemos. Es parte de nuestra conciencia. Es como vemos el mundo.

El camino espiritual es un constante caminar en donde realizamos un esfuerzo consciente para ser la mejor versión de nosotros mismos y lograr una diferencia en la vida de otros.
Yehuda Berg

Vencedores, no sobrevivientes

Todos tenemos nuestras propias luchas personales. Algunas personas tienen que lidiar con problemas de salud o relaciones abusivas, mientras que otros libran la batalla contra la pobreza o las adicciones.

Podemos llegar a estar tan consumidos en medio de estas luchas que la meta se vuelve sobrevivir simplemente. Olvidamos que la vida está destinada a ser mucho más que sólo continuar con nuestra cabeza fuera del agua.

Mientras que la meta sea simplemente sobrevivir, no podremos llegar a un lugar en el que seamos verdaderamente vencedores.
Yehuda Berg

Invertir en la Luz – Del 24 al 30 de marzo de 2013

 

Los kabbalistas enseñan que existen dos realidades: la realidad física, la cual incluye nuestras vidas frecuentemente caóticas, y la realidad metafísica donde existe un orden absoluto, perfección y energía espiritual infinita, o Luz.

La razón por la que experimentamos caos es porque vivimos principalmente en la realidad física. Incluso para aquellos de nosotros que somos espirituales, si somos honestos con nosotros mismos, probablemente dedicamos como máximo una hora al día para expandir nuestra conciencia a través de la meditación o el estudio espiritual. Esto constituye un pequeño porcentaje de nuestro día entero.

Esto no significa que tengamos que vivir nuestra existencia meditando en una montaña. Al contrario, el propósito de la Kabbalah es un propósito práctico: capacitarnos para atraer energía de la dimensión espiritual e infundirla en cada parte de nuestras vidas materiales.

Esto no es fácil. Requiere conciencia, esfuerzo, disciplina y apoyo.

Parte del camino espiritual es vivir en el mundo material, pero no reaccionar a él. Esto puede frecuentemente sentirse como algo imposible, pero con la ayuda de la energía a la cual accedemos al invertir en meditar, estudiar y por el uso de las herramientas kabbalísticas, podemos elevar nuestra conciencia a un lugar en el que no somos movidos por el caos del mundo físico. Es con esta conciencia que nos conectamos a la posibilidad de atraer grandes milagros y bendiciones a nuestras vidas.

Llevar nuestras vidas conectados a algo mucho más grande es posible, pero todo comienza con una inversión espiritual. Si actualmente estás dedicando cinco minutos al día en estudiar, dedica diez. Si tu vida se ha beneficiado gracias a estas Afinaciones, considera que puede ser tiempo de que lleves tu inspiración al siguiente nivel y consigas un maestro.

Mientras más invertimos en nuestra espiritualidad, podemos elevar nuestra conciencia de manera más consistente y así conectar con la fuente espiritual de todo lo bueno.

Todo lo mejor,

Yehuda

 

Secuencia de los 72 Nombres conectada a esta semana

Los susurros de mi alma y el consejo divino de la Luz son escuchados fuertes y claros.

Sé lo que tengo que hacer. Estoy dispuesto y preparado para hacer lo necesario para lograrlo.

Escoge tu propia realidad

Si buscas lo malo, lo encontrarás.

Si buscas lo bueno, lo encontrarás.

Siempre tenemos una elección entre dos realidades: la positiva y la negativa.

La realidad en la que invertimos nuestra energía es aquella en la cual existimos.
Yehuda Berg

Día 12: Consejos para el mes de Piscis

Muestra preocupación por otra persona sin sentirte afligido por ti mismo.
• Sé un líder
• Inicia acciones
• Balancea la lógica y la emoción
• Maneja la presión con certeza
• Haz un esfuerzo adicional
• Siente el dolor de otras personas, no el tuyo
Repite conmigo: “No soy una víctima”
מ.נ.ק
No soy una víctima.
Todos mis sentimientos de autocompasión y mis esperanzas de represalias se desvanecen, mientras acepto las consecuencias de mis
propias acciones.
Tomo responsabilidad de donde estoy y sé que si quiero cambiar mis circunstancias, está dentro de mi control.
Seré proactivo y alcanzaré mi propia plenitud. Estoy soltándome del dolor y recuperando el control de mi vida.

Día 11: Consejos para el mes de Acuario

Trata de conformarte. Haz lo que hace alguien más
• No seas único
• Trabaja en equipo
• Practica la compasión
• Haz de la fiabilidad un hábito
• Transforma el ego en humildad
• A través del dar, crea situaciones en donde todos ganen
• Construye relaciones; preocúpate por los demás
• No existe el “yo” en el trabajo de equipo (cliché pero es real)
ל.ה.ח
Voy a quitarme del camino y permitirle a la Luz que me guíe.
En el pasado he sido necio, obstinado en mis maneras, y ahora dejaré ir. En lugar de aferrarme a mis creencias, me abriré y permitiré a la Luz de las dimensiones superiores que brille en mi plano y transforme mi vida.
Tengo un deseo real, no sólo para mí mismo sino para conectarme con algo más grande.

Pide ayuda a la Luz

Algunas veces, los estudiantes se acercan a mí con las situaciones o los obstáculos que están enfrentando y me dicen que lo han intentado todo. Han visto todos los ángulos, han agotado todas las rutas intentando encontrar una solución y aún así no pueden superar el problema.

En estos casos muchas veces lo que han olvidado es pedir ayuda a la Luz.

Es un paso que la mayoría de nosotros no tomamos porque parece muy simple para funcionar en realidad, pero es en la humildad de saber que las soluciones vienen del Creador (y no de nosotros mismos) que podemos encontrar las repuestas a nuestros problemas.

Puede que no requiera mucho esfuerzo físico, pero pedir ayuda a la Luz es una de las acciones más proactivas que podemos tomar.
Yehuda Berg

Día 10: Consejos para el mes de Capricornio

Confía donde no sea fácil. Rompe algunas de tus reglas.
• Apóyate en el 99%, no en el mundo físico
• Date cuenta que todo viene de la Luz
• Expresa emociones
• Date cuenta que las cosas son herramientas y no el propósito
Afloja las cadenas alrededor de tu corazón
ש.א.ה
Quiero traer todas las relaciones existentes y futuras al nivel de alma gemela.
Quiero relacionarme con todos aquéllos a mi alrededor a este nivel espiritual elevado, y traer una Luz más grandiosa a mi vida.

La máxima paradoja de la vida

Buscamos la realización en diversas maneras: en la televisión, la comida, el sexo, las drogas y el dinero, pero si bien estas cosas pueden darnos felicidad temporal, no nos dan plenitud a largo plazo.

La vida se trata sobre convertirnos en los creadores de nuestra propia realización en lugar de buscarla en cosas fuera de nosotros mismos. Los kabbalistas enseñan que creamos la realización cada vez que escogemos compartir con alguien, especialmente cuando es más difícil.

Es la máxima paradoja de la vida, y también una ley espiritual muy importante: Mientras más compartes, más recibirás y más feliz serás.
Yehuda Berg

Vencer el odio

Hubo una vez un hombre viejo y bondadoso que tenía un vecino muy malo. Cada día, el vecino arrojaba basura en la entrada de su casa o le ponía horribles apodos.

Una vez incluso le gastó una broma pesada al arrojar huevos a su adorable casa.

Un día, el anciano decidió que era suficiente y que era el momento de parar las tonterías de su vecino. Viejo como era, arrastró su podadora de césped al jardín de su vecino y comenzó a podarlo. Justo cuando estaba a punto de terminar, el vecino llegó a casa.

“¿Qué estás haciendo, viejo loco?”. Preguntó el vecino. “¿Por qué podaste el césped por mi?”.

“No lo hice por ti”, le respondió el anciano. “Lo hice por mí”.

El vecino estaba tan conmovido por este acto de bondad que nunca más molestó nuevamente al anciano.

El anciano conocía una profunda verdad: que el amor incondicional es lo único que puede vencer el odio. Cuando ofrecemos amor incluso a nuestros enemigos, podemos destruir su oscuridad y disolver su odio.
Yehuda Berg