Sabiduría Antigua, Respuestas Modernas

EL SECRETO DE LAS BANDERAS

banderaHay una sección muy famosa en el Midrash con respecto a esta porción que yo leo casi todos los años cuando se acerca este Shabat. El Midrash dice que cuando el Creador reveló la Luz en Sinaí, 240.000 ángeles bajaron rodeándola. Y se dice que cada uno de los ángeles tenía una bandera.

Curiosamente, cuando los israelitas vieron la gran Luz del Creador y el gran amor que el Creador les estaba mostrando a través de esta revelación, su única petición fue: Nosotros también queremos banderas. ¿De verdad? Esto suena algo tonto, pues estás en presencia de la mayor revelación de toda la historia, ves ángeles sosteniendo banderas… ¿y tu mayor deseo es tener banderas también?

En este Shabat el Creador se acerca a Moisés y le pregunta: ¿recuerdas que en el Sinaí los israelitas deseaban banderas? Quiero cumplir ese deseo y darles banderas; vamos a contarlas, armarlas y arreglarlas.Pero por supuesto la pregunta más importante es: ¿Qué significa que los ángeles tengan banderas? ¿Qué significa que los israelitas estuvieran celosos de las banderas de los ángeles y que luego a ellos les dieran unas banderas?

Los kabbalistas explican, y esta es una bella e importante manera de entender esta sección en el Midrash, que como los ángeles no tienen libre albedrío, lo que sea que estén haciendo en cualquier momento es exactamente lo que la Luz del Creador quiere que hagan. ¿Qué es una bandera como la usamos hoy en día? Una bandera de un país es una representación. Indica quién es esa persona o de dónde viene. Para los ángeles, las banderas indican y representan quiénes son, y que están haciendo exactamente lo que el Creador quiere que hagan.

Cuando los israelitas tuvieron la gran revelación en Sinaí vieron a los ángeles. Vieron que absolutamente todo lo que los ángeles estaban haciendo en cualquier momento es exactamente lo que el Creador quiere que hagan, y los israelitas llegaron a un punto en el que dijeron: eso es lo que nosotros queremos. Lo único que queremos en la vida es estar seguros de que lo que estamos haciendo es exactamente lo que el Creador quiere que hagamos.

Todos nosotros, bueno eso espero, hacemos nuestro trabajo espiritual y nuestras conexiones. Pero, ¿podemos estar seguros de que lo que sea que estemos haciendo es lo que el Creador quiere que hagamos? La verdad es que un gran porcentaje de lo que la mayoría de nosotros hacemos no es realmente lo que el Creador quiere, incluso las cosas buenas. Por supuesto no me refiero de cuando hacemos cosas negativas. En esos casos sabemos muy bien que eso no es lo que el Creador quiere que hagamos. Pero incluso cuando estamos haciendo lo que creemos que es trabajo espiritual, lo que creemos que debemos estar haciendo, ¿estamos seguros de qué es lo que la Luz del Creador quiere que hagamos? Si somos sinceros con nosotros mismos, creo que la mayoría de nosotros se daría cuenta de que ni siquiera lo sabemos.

Hay una historia de Rabí Yitzhak Isaac de Kamarna. Él fue un gran kabbalista que escribió muchos comentarios en el Zóhar y reveló muchos secretos. Cuando él era joven tenía muchos estudiantes, cientos e incluso miles. Luego, en los años siguientes, muchos de sus estudiantes lo abandonaron y a menudo se le dificultaba incluso reunir un minián de 10 personas.

Así, cada persona tiene un trabajo distinto. Los kabbalistas explican que esto le pasó a Rabí Yitzhak porque el creador no lo trajo a este mundo a enseñarle a miles de personas, sino a escribir libros y revelar Luz a través de sus libros. Ese era su trabajo aquí. El Creador sabía que las personas que iban a estudiar con él en realidad le impedían hacer lo que él tenía que estar haciendo. Por ello, el Creador como un regalo, hizo que menos personas fueran a estudiar con él para que él se pudiera concentrar en escribir y revelar una gran cantidad de Luz a través de sus libros.

También sabemos esto acerca del Arí, Rav Isaac Luria. Él fue de Egipto a Safed y sabía que su trabajo era enseñarle a un solo estudiante, Rav Jaim Vital, porque él revelaría toda la Luz en el mundo y el Arí lo sabía. Pero, ¿qué pasó? Rav Jaim Vital pensó que él era el que sabía realmente cuál era el trabajo de este gran kabbalista, así que comenzó a traer más y más estudiantes y el Arí le imploraba diciendo: “Tú no entiendes, yo no estoy en este mundo para eso. No vine al mundo para enseñarles a 100 personas, o a 1000 personas. Yo estoy aquí para enseñarte a ti para que tú puedas traer esta Luz al resto de las personas”.

Él sabía cuál era su trabajo. Desafortunadamente, como ya sabemos, y leímos en Las Puertas de la Reencarnación, Rav Jaim Vital siguió trayendo más y más estudiantes, y molestando al Arí al no permitirle revelar todos los grandes secretos a su estudiante, y por ello el Arí tuvo que irse antes de tiempo de este mundo.

En este Shabat el creador dice: “Te daré una bandera”, lo que significa, te daré el secreto de la claridad de qué exactamente tienes que estar haciendo.

Pero, ¿cómo nos ganamos esa claridad? Este secreto está en el verso del Midrash, yemalé Hashem kol mishaloteja, “El Creador satisfará todo tu deseo”. Nuestro único deseo debe ser hacer lo que venimos a hacer en este mundo. La mayoría de nosotros nos decimos a nosotros mismos: sí, esto es lo más importante, pero también hay otras cosas…y estaría bien si lo que vine a hacer a este mundo está dentro de estos parámetros, o si es así de fácil, o no tan difícil…y así seguimos.

Pero ese tipo de petición no será contestada. Por ello es que en el Midrash dice, Él vio en el Sinaí el “único deseo”, no el mayor deseo, que no es suficiente. El Creador vio que el único deseo de los israelitas era lograr lo que vinieron a este mundo a lograr, y por eso el Creador dice, si tu único deseo es hacer lo que te pusieron en este mundo a hacer, lo que tu alma necesita cumplir en este mundo, entonces inmediatamente te mostraré el camino.

Entonces, la pregunta más importante que debemos hacernos a nosotros mismos en este Shabat es: ¿no hay nada que deseemos más, sin importar lo que signifique, que hacer lo que vinimos a hacer en este mundo, revelar la Luz del Creador que Él quiere que revelemos en este mundo, sea lo que sea? Y permíteme decirte algo: seguramente es algo diferente de lo que están haciendo actualmente. Si tu único deseo es sólo hacer lo que el Creador quiere que hagas, sin importar qué tan diferente es de lo que estás haciendo actualmente, sin importar qué tan difícil o distinto es de lo que estás haciendo actualmente, y estás dispuesto a aceptarlo, entonces el Creador te mostrará; el Creador te dará tu bandera.

Cada uno de nosotros tiene un trabajo en particular que vinimos a hacer aquí y la única forma que tenemos de saber qué es, es a través del secreto de las banderas. Los ángeles las tienen todo el tiempo porque ellos siempre están haciendo exactamente lo que el Creador quiere que hagan. ¿De verdad quieres saber? ¿De verdad quieres ser dirigido, sin importar qué sea, y hacer lo que tu alma vino a hacer a este mundo? Si la respuesta es sí, entonces inmediatamente comenzarás a recibir dirección. Es un enorme y bello regalo en este Shabat.
Michael Berg

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *