Sabiduría Antigua, Respuestas Modernas

March 2014Monthly Archives

Una prueba de certeza

La vida se trata de pruebas. Todos los días nuestra certeza es probada. Cuando nos acercamos a la espiritualidad, muchas veces nuestra vida cambia. Puede que hagamos nuevos amigos, y dejemos ir a viejos amigos. A veces las cosas mejoran, pero casi siempre las cosas se ponen más difíciles. Así como trabajamos por nuestro estado físico en el gimnasio, debemos trabajar por nuestra espiritualidad. Debemos tomar las pruebas.
Rav Shimón, el autor del Zóhar, pasó trece años en una cueva escapando de la persecución. Cuando salió, su cuerpo estaba atrofiado y lleno de heridas. Pero cuando su suegro se le acercó llorando al ver su cuerpo, él dijo: “Si no estuviera como estoy, no sería quien soy”. En otras palabras, de no haber pasado por esa dificultad, no habría podido revelar la Luz para el mundo que logró revelar.
No creo que haya nadie en el mundo que podría decir que incluso si está lloviendo, nevando, granizando y tronando, su certeza siempre está ahí. No somos ángeles y la vida es difícil. Nos suceden cosas.
El punto es que aunque nosotros no tengamos la certeza en el momento, esto no cambia la certeza de la presencia de la Luz, que es inalterable. Si nos encontramos en una profunda desesperación, debemos saber que quizás el Creador está abriendo la puerta para nosotros en otro lugar, para que podamos convertirnos en la persona que estamos destinados a ser.

Karen Berg

 

Recuérdame

Puede que el mundo recuerde poco lo que decimos o hacemos, pero la gente nunca olvidará cómo se sienten cuando están con nosotros.
Así que no importa lo deprimidos que nos sintamos, no importa lo terrible que parezcan nuestras circunstancias, siempre tenemos que concentrarnos en el amor, la amabilidad, y la energía positiva que podemos darle a la gente que nos rodea.
Debemos recordar que hay un plan más grande, una razón mayor, para cualquier posición en la que estamos, sin importar cuán terrible nos parezca esa posición en ese momento.
Mientras tengamos certeza absoluta, podemos elevarnos por encima de cualquier situación, incluso si las cosas no parecen estar saliendo como esperamos.

Karen Berg

 

Es sólo una prueba

Todo lo que somos, todo lo que hemos creado, de hecho cada detalle de toda nuestra vida existe para ayudarnos a terminar el viaje de elevación de nuestra alma. Cada circunstancia, el ambiente en el que nacemos, la gente que nos rodea, todas nuestras posesiones son parte de una gran prueba para ver qué haremos con todo eso.
Si entendemos que todo lo que tenemos no es realmente nuestro, sino que cada uno de nosotros tiene un trabajo que hacer y para terminarlo tenemos que pasar por un proceso, entonces entenderemos que afrontar dificultades o perder o fallar es realmente parte de este proceso.
Muchos atletas profesionales y artistas que han amasado una fortuna inmensa en un periodo corto de tiempo mueren pobres, básicamente porque no tienen idea de cómo balancearse a sí mismos y cómo manejar la energía del dinero y qué pueden hacer con él.
La gente más poderosa que conozco son aquellos que han ganado lo que tienen y han tomado la responsabilidad de trabajar para manifestar su potencial.
Karen Berg

Tu potencial

Si nos pidieran que escribiéramos todas las cosas que hemos pedido en esta vida y que comparáramos esa lista con la cantidad de cosas que hemos hecho en este mundo, no sé cuántos de nosotros terminaríamos con dos listas balanceadas. Lo más probable es que nuestros deseos sean muchos más que los pasos que hemos dado para manifestarlos.
Lo más importante es esto: Es muy fácil pedir lo que queremos, pero es mucho más difícil ir más allá de nosotros mismos. Así que hoy, encuentra algo que puedas hacer para acercarte a tu potencial.

Karen Berg

 

Dios está entre nosotros

Siempre tenemos que estar pendientes de qué quiere nuestro ego que hagamos. Debemos vigilarnos para que no doblemos en la esquina y digamos: “Nadie me va a ver”, porque ¿sabes qué? Dios está en todas partes en todo momento. Dios incluso va al restaurante chino con nosotros los domingos. Dios está entre nosotros. 
Sin embargo, lo que es más importante para nosotros es que sepamos, con todo nuestro ser, que lo que sea que hagamos o dejemos de hacer hoy, mañana, o después, regresará a nosotros. Si podemos reconocer este hecho, entonces podremos crecer. Claro, en ese crecimiento puede que haya un dolor temporal, confusión y dificultad, pero si no crecemos, la alternativa es que nos estanquemos y nunca alcancemos la felicidad y la satisfacción.

Karen Berg