Sabiduría Antigua, Respuestas Modernas

Experimentando a Dios

Una tarde, le dijeron a un hombre que Dios se le revelaría durante la noche. Emocionado por esta posibilidad, se apuró en llegar a casa con mucho interés. En el camino, se encontró a un niño que estaba perdido, y aunque él estaba apurado, se detuvo y ayudó al joven a encontrar un camino que el conociera. Después de caminar algunos pasos, vio a un mendigo muriendo de hambre. Nuevamente, en vez de seguir de largo, se detuvo y le dio al pobre hombre algo de comer. Finalmente, cuando el hombre llegó a su casa, él se sentó a esperar la revelación que el Creador le había prometido.

Pero pasó una hora y no ocurrió nada. Pasó otra hora… y luego otra y otra. Justo antes de perder la esperanza, el hombre gritó: “¡Dios! ¿Qué pasó con tu promesa? ¿Dónde estás?”. A lo que el Creador le respondió: “¿Qué quieres decir? Yo estuve contigo esta noche…estaba en el joven y en el mendigo.”

Esta semana, al juntarnos para Rosh Hashaná, recordemos que el Creador con frecuencia viene a nosotros en forma de una persona que podemos ayudar, o en una situación en la que podemos prestar un servicio. Estos pequeños encuentros son nuestras oportunidades de construir nuestra Luz, de reforzar nuestro escudo protector, y de darnos la fuerza para recordar que somos completamente capaces de elevarnos por encima de nuestras circunstancias.

Karen Berg

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *