Sabiduría Antigua, Respuestas Modernas

Encontrar el perdón

Lunes, 20 de octubre de 2014

Cada dificultad que enfrentamos es un recordatorio para dejar ir y confiar en Dios.

Por ejemplo, cuando se trata del perdón, todo lo que experimentamos es una prueba. Cuando nos quedamos atrapados en una conducta que no perdona, es un indicador de que aún no hemos aprendido la lección dirigida hacia nosotros.

La esencia del perdón yace en el entendimiento de que realmente no hay nada que perdonar. Nadie nos ha hecho daño, o puede hacernos daño nunca. Todos somos arcilla en las manos del alfarero y nos han puesto exactamente en el lugar indicado en exactamente el momento correcto para que eventualmente cumplamos nuestro destino.

Las otras personas nunca pueden herirnos realmente; nosotros nos herimos a nosotros mismos al desconectarnos de la Fuerza de la Luz y todo lo negativo en nuestra vida está diseñado para ayudarnos a recordar este hecho.

Cuando vemos la verdad de esto, se vuelve más fácil perdonar a aquellos que sentimos nos han hecho daño y finalmente seguir hacia adelante.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *