Sabiduría Antigua, Respuestas Modernas

El regalo detrás de nuestros problemas

Martes, 4 de noviembre de 2014

Hay una historia kabbalística sobre un hombre al que se le puso a cargo de un reino mientras el rey estaba de viaje. Los consejeros del rey estaban tan celosos de este hombre que una tarde lo golpearon mientras cumplía con sus funciones en el palacio. Más tarde ese día, cuando el rey volvió y encontró que su amigo de confianza estaba golpeado y sangrando en el suelo, le preguntó: “¿Qué te pasó?”.

Y el hombre respondió: “¡Cuando te fuiste todos sintieron celos de mí y me golpearon!”.

“¿Cuántas veces te golpearon?”, preguntó el rey.

“Treinta y seis veces”, respondió el hombre.

Al escuchar esto, el rey tomó 36 monedas de oro y se las dio al hombre: una moneda de oro por cada vez que el hombre fue golpeado.

Cuando el hombre regresó a su casa estaba llorando. Cuando su esposa, confundida, le preguntó por qué lloraba, él respondió: “¿Por qué no me golpearon más?”.

El punto de esta parábola no es, Dios no lo quiera, que deberíamos pedir que nos golpeen. Pero la historia nos reta a ver nuestras dificultades desde una perspectiva diferente y apreciarlas por lo que realmente son: oportunidades para revelar más de nuestro potencial en este mundo. ¿Cuántos de nosotros realmente buscamos retos o situaciones incómodas porque las vemos como oportunidades doradas para cambiar o crecer nuestra conciencia o motivarnos a hacer más por nosotros y otros?

Lo que sea que esté ocurriendo en nuestra vida de hecho está ahí para llevarnos al siguiente nivel. Constantemente nuestra conciencia debe ser: No sé por qué tengo que tomar este camino, pero sí sé que este es el camino que va a hacer que al final mejoren las cosas.

 

Karen Berg

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *