Sabiduría Antigua, Respuestas Modernas

March 2015Monthly Archives

Día 2: Tauro Domingo, 22 de marzo de 2015

Día 2: Tauro

Domingo, 22 de marzo de 2015

Bajo la influencia de Tauro, podemos mantener el sistema de creencias de que nuestro valor se deriva de nuestras posesiones. El lema de Tauro es “Yo tengo, y luego existo”. Cuando operamos bajo este sistema de creencias, podemos convertirnos en una víctima en las situaciones donde sentimos que nuestras posesiones se pierden o están amenazadas.

Hoy, tenemos la oportunidad de sacar de raíz este sistema de creencias y así cambiar lo que experimentamos, llevándonos a la unificación con la Luz. Cuando lo analizamos, todo lo que tenemos viene del Creador, la verdadera fuente de nuestra seguridad.

Antes de comenzar el proceso de limpieza, tómate un momento para reconocer si esto está en tu vida y cómo, y recuerda que puedes cambiar lo que aceptas:

  1. Reconoce que eres 100% responsable de todo lo que ocurre en tu vida.
  2. Pídele al Creador que te ayude en este proceso.
  3. Medita en las letrasVav Hei Vav para sacar de raíz la creencia de que tu valor depende de la atención y el reconocimiento que obtienes de las personas.
  4. Medita en las letrasHei Hei Ayin para imbuirte con el amor que fluye del Creador a través de todo el universo.
  5. Agradécele al Creador por permitirte realizar este proceso.

Puedes repetir el proceso cuantas veces quieras o necesites durante el día, especialmente si te encuentras en una situación en la que estás reaccionando como un Tauro.

Día 1: Aries Sábado, 21 de marzo de 2015

Día 1: Aries

Sábado, 21 de marzo de 2015

Bajo la influencia de Aries, podemos mantener el sistema de creencias de que nuestro valor se deriva del reconocimiento y apreciación que obtenernos de aquellos que nos rodean. No es de extrañar que los astrólogos dicen comúnmente que el lema de Aries es: “Soy y luego existo”. Cuando operamos de esta manera, podemos convertimos en víctimas de las situaciones en las que no nos dan el reconocimiento que queremos.

Hoy, tenemos la oportunidad de sacar de raíz este sistema de creencias y así cambiar lo que experimentamos, llevándonos de vuelta a la unificación con la Fuente. Al final, el único reconocimiento que verdaderamente nos dará plenitud, es nuestro reconocimiento de la chispa de Dios dentro de nosotros y dentro de cada persona.

Antes de comenzar el proceso de limpieza, tómate un momento para reconocer si esto está en tu vida y cómo, y recuerda que puedes cambiar lo que aceptas:

  1. Reconoce que eres 100% responsable de todo lo que ocurre en tu vida.
  2. Pídele al Creador que te ayude en este proceso.
  3. Medita en las letrasVav Hei Vav para sacar de raíz la creencia de que tu valor depende de la atención y el reconocimiento que obtienes de las personas.
  4. Medita en las letrasHei Hei Ayin para imbuirte con el amor que fluye del Creador a través de todo el universo.
  5. Agradécele al Creador por permitirte realizar este proceso.

Puedes repetir el proceso cuantas veces quieras o necesites durante el día, especialmente si te encuentras en una situación en la que estás reaccionando como un Aries.

Los 12 días de Aries Segunda parte: Limpieza de Pésaj

Viernes, 19 de marzo de 2014

La limpieza que realizamos antes de Pésaj, limpiar cada centímetro de nuestro hogar y nuestro hogar espiritual, que para muchos de nosotros es el Centro de Kabbalah, no es simplemente algo bueno que hacemos para crear un ambiente limpio para vivir y trabajar. En vez de eso, se trata de una limpieza interna. Porque a medida que limpiamos, de hecho estamos creando un espacio para que la bendición del Creador resida y fluya a través de nosotros.

Aprendemos de las antiguas escrituras que el Mishkán (el Tabernáculo) fue erigido durante el primer día deAries y durante los primeros 12 días del mes, un miembro de cada una de las 12 tribus llevó un sacrificio (korbán).

En el Centro de Kabbalah aprendemos que de hecho las 12 tribus corresponden a los 12 signos del zodíaco, y que cada uno de esos 12 días representa una manera diferente en la que podemos “sacrificar” nuestro ego, basado en el signo que representa cada día. El primer día corresponde a Aries, el segundo a Tauro, el tercero a Géminis y así sucesivamente.

El propósito de esta limpieza y los sacrificios de nuestro ego (korbanot) es llevarnos a ser uno con la Luz del Creador, para así cuando llegue Pésaj el 15 del mes, estemos en la mejor condición espiritual que podamos para recibir toda la Luz que ha sido imbuida en el universo esa noche. La medida en la que limpiemos y ganemos control sobre nuestro ego en cada uno de los 12 días, se reflejará en nuestra experiencia en el mes respectivo del año que viene.

Sin importar cuál sea nuestro signo solar, cada uno de nosotros tiene un poco de los otros 12 signos dentro de sí. Por ello, es importante que hagamos el trabajo cada día.

En cada uno de los próximos 12 días, estaré publicando detalles sobre un korbán (sacrificio) específico de nuestro ego que podemos hacer que va de acuerdo con la energía de ese día, que nos ayudará a hacer una reconexión con la Fuerza de Luz en nuestra vida.

Los 12 días de Aries Primera parte: Regresando a la unificación

Jueves, 19 de marzo de 2014

Hoy quisiera hablarles de uno de los conceptos espirituales más poderosos en el universo: el concepto que sienta la base de todo nuestro trabajo espiritual en este camino de la Kabbalah. Es un concepto que, cuando es entendido y empleado en nuestra conciencia, tiene el poder de cambiar la realidad que experimentamos. Sin embargo, al mismo tiempo, es un concepto que podemos olvidar y recordar 100 veces en un día.

Así que, ¿Cuál es este concepto? Es muy simple:

Tú y yo, todos nosotros, somos 100% responsables de todo lo que experimentamos en nuestra vida. Todo: lo bueno, lo malo, lo bonito y lo feo.

La mayoría de nosotros está familiarizado con este concepto cuando se trata de asumir la responsabilidad de nuestras palabras y comportamientos fáciles de recordar. Somos buenos diciendo: “Está bien, hice X, Y o Z, y ahora estoy lidiando con los efectos de lo que hice”.

Pero la responsabilidad de la que estoy hablando comprende mucho más que eso. Verás, realmente ninguno de nosotros controla su vida sólo desde el momento actual. Esto se debe a que entramos a nuestro cuerpo actual con mucho karma de vidas pasadas. Cuando experimentamos el caos, confusión, rabia, odio o de hecho, cualquier negatividad, es porque en algún momento de nuestro camino nos desconectamos de la fuerza de la Luz del Creador y ahora estamos experimentando el efecto de eso. Puede que no sepamos cuándo, por qué, o cuáles fueron las circunstancias de la desconexión inicial. Lo importante es que ocurrió y ahora estamos de nuevo aquí para reconectarnos y así cambiar nuestra experiencia. De hecho todo representa una oportunidad para que nos reconectemos con el Creador dentro de nosotros. Ese es nuestro trabajo aquí en la tierra.

Newton dijo que cada acción tiene una reacción igual y opuesta. Así que, ¿qué ocurre cuando nos molestamos y le contestamos bruscamente a las personas, o cuando nos negamos a ofrecerle dignidad humana a las personas que nos rodean, o cuando no nos importan las cosas que nos deberían importar? ¿Qué ocurre con esa pequeña bola de energía negativa que generamos? No desaparece, simplemente se queda en algún lugar de la computadora que llamamos vida. Ni siquiera la sentimos porque fue el resultado de algo que posiblemente hayamos hecho accidentalmente o sin pensar; no es como si la hubiésemos puesto ahí conscientemente. Pero diez años después, algo ocurre, y quizás nos encontramos frente a un juez, y él está realmente molesto con nosotros. Y nos preguntamos: “¿Por qué está molesto? Yo no hice nada”. No vemos que la razón por la que estamos en nuestra situación actual se debe a la data que ingresamos años antes.

En Yom Kipur, hablamos del concepto de la unificación. Que para mí significa volver a conectarse con la Luz del Creador. Pero esto no está reservado sólo para un día del año. Sino que es un proceso en el que debemos participar a diario, y es una de las herramientas más poderosas para cambiar nuestra realidad.

Cada vez que experimentamos una reacción que nos pone en conflicto con la Luz infinita de amor y compartir dentro de nosotros, de hecho nos están presentando un momento para reconectarnos con la Luz del Creador que está dentro de nosotros. Las personas y las situaciones en nuestra vida, en todas nuestras vidas de hecho, simplemente son agentes para despertar esas partes de nosotros que aún deben ser reparadas, y al hacer este trabajo, más bendiciones, amor y energía pueden fluir a través de nosotros.

La razón por la que el miedo, rabia, odio o resentimiento aparecen dentro de nosotros cuando lo hacen es porque esos momentos, por una razón que va más allá de nuestro entendimiento, son perfectos para que asumamos la responsabilidad por ellos y liberemos algo de espacio en nuestro disco duro.

El punto más importante de este proceso es que la expiación (unificación) no es sobre sentir culpa. ¡Ya es suficiente depuración! La responsabilidad por nosotros mismos se trata de liberarnos, en un nivel muy profundo, de las semillas kármicas que puede que hayamos plantado en esta vida o en una vida pasada. La culpa y el remordimiento nos bloquean de realmente realizar el proceso. ¡De hecho, la culpa y el remordimiento son desconexiones de la fuerza de la Luz que también necesitamos expiar!

Todas las herramientas que utilizamos en el Centro de Kabbalah: El Zóhar, los 72 Nombres de Dios, el Ana Bejóaj, incluso las ventanas en el tiempo, de hecho están ahí para ayudarnos a cumplir esta meta. De hecho, el Rav se refirió a las festividades como Yom Kipur y Rosh Hashaná, como días completos**, porque son ventanas cósmicas en el tiempo en las que podemos usar herramientas espirituales específicas reveladas por los kabbalistas a través de las generaciones, para ayudarnos a regresar a nuestro estado unificado original, siendo un todo con el Creador.

Pésaj es una de los días completos más poderosos, y durante las próximas semanas tenemos la oportunidad de romper nuestros esquemas y embarcarnos de cierta forma en una aventura, un viaje interno de dejar ir y reconectarnos con la Luz. Este viaje requerirá que seamos fuertes y atrevidos, pero al mismo tiempo curiosos y emocionados, abiertos a descubrir algo nuevo sobre nosotros mismos o despertar una chispa que quizás hayamos perdido en nuestro camino espiritual.

¡Todo este proceso empieza el viernes en la noche y el sábado, con la Luna Nueva de Aries, así que mantente atento y prepárate para realizar una limpieza profunda de alma!