Sabiduría Antigua, Respuestas Modernas

El Ómer: primera semana, Jésed Jueves, 9 de abril de 2015

El Ómer: primera semana, Jésed

Jueves, 9 de abril de 2015

La noche después del Séder entramos en un periodo de 7 semanas llamado “Ómer”: 49 días de prueba espiritual durante los cuales podemos ganar y mantener la Luz que recibimos en Pésaj.

Cada una de estas 7 semanas corresponde a una de las 7 Sefirot inferiores que componen el Árbol de la Vida: Jésed (Misericordia), Guevurá (Juicio), Tiféret (Belleza), Nétsaj (Victoria), Hod (Majestad), Yesod(Fundamento) y Maljut (Reino). Estas 7 Sefirot son los canales de energía a través de los cuales el universo se manifiesta físicamente. Una de las maneras en las que los kabbalistas entienden estas Sefirotes a través de los patriarcas y las matriarcas de la Biblia, quienes son “carrozas” por medio de las cuales estas energías cósmicas particulares son “atraídas” de su estado potencial en el plano metafísico a una forma activa en nuestro universo físico.

En el transcurso de esta semana hemos hecho nuestras correcciones espirituales en el nivel de Jésed. La energía de Jésed es misericordia y benevolencia, y el patriarca que transmite esta energía es Avraham. Aprendemos de la Biblia que Avraham siempre estaba listo para recibir invitados en su casa, y el Talmudexplica que esta es la razón por la cual su casa tenía cuatro puertas. El deseo de Avraham de compartir era tan grande que aun después de su circuncisión, mientras padecía de un gran dolor, salió a buscar gente con la cual poder compartir. Al final, el Creador produjo una temporada de clima caluroso inusual para que la gente se quedara en casa, así Avraham tuvo tiempo de descansar y recuperarse (Génesis 18:1).

Nuestra meta para el resto de esta semana (hasta el sábado en la noche, cuando cambie la energía) es ser como Avraham e inyectar misericordia y benevolencia donde sea posible en nuestras interacciones con otras personas. Este es el momento de ser amables, aun cuando creamos que la severidad y el juicio están justificados.

El chakra que corresponde a Jésed es el chakra de la garganta. Cuando este chakra está equilibrado, la persona se siente lo suficientemente segura de su propia verdad como para ser capaz de hablar, expresarse y comunicarse libremente. Las palabras y las acciones de Jésed llegan fácilmente a las personas que tienen este chakra equilibrado porque dichas palabras son la expresión del alma, cuya naturaleza es compartir puro.

Podemos tener el chakra de la garganta equilibrado al entender y aceptar que no fuimos hechos para ser perfectos. Fuimos hechos para crear y alcanzar una misión espiritual específica: descubrir quiénes somos y qué podemos hacer para asegurarnos de que, cuando dejemos este mundo, este sea un lugar mejor debido a nuestra existencia en él.

Los desequilibrios en este chakra pueden dar lugar a incertidumbre y bloqueos en la expresión personal. Otros efectos pueden ser el miedo a estar indefensos y el miedo a no poder tomar decisiones.

También podemos utilizar la energía que tenemos a nuestra disposición en este poderoso momento para corregir dichos desequilibrios. Una de las maneras en las que lo podemos hacer es concentrándonos realmente en ser amables los próximos días, no solo con los demás, sino también con nosotros mismos; porque mientras no podamos aceptar quienes somos, no podremos aceptar a quienes nos rodean.

 

Karern Berg

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *