Sabiduría Antigua, Respuestas Modernas

Una historia de transformación – Domingo, 5 de julio de 2015

Hay cuatro niveles de estudio de la Biblia:

El primer nivel, conocido en hebreo como Peshat, es el entendimiento literal de la historia, los detalles de lo que realmente ocurrió. Por ejemplo, tenemos la historia literal de David y Goliat, la salida de Egipto de los israelitas, Daniel en el foso de los leones, etc.

El segundo nivel, conocido en hebreo como Derash, es la relevancia histórica de lo que leemos. Este nivel representa nuestra habilidad para mirar el pasado y apreciar la importancia histórica de lo que ocurrió.

El tercer nivel, conocido en hebreo como Remez, es el nivel del simbolismo. En este nivel pasamos a estar conscientes de los símbolos y su significado en la historia. Por ejemplo, en la historia de Pésaj entendemos que la matzá, el pan del pobre, simboliza la humildad y la ausencia de ego.

El cuarto nivel de estudio, conocido en hebreo como Sod, es el secreto, o alma, de la historia. Sod es el nivel en el que entendemos que la historia que leemos es en realidad el manual de instrucciones de nuestra propia iluminación, que nos permite incorporar dicha historia a nuestra propia verdad personal. En el nivel de Sod, la historia ya no se trata de “ellos” ni ocurre “en aquel tiempo”, sino que se trata de nosotros aquí y ahora. En este nivel, creer ya no es necesario porque creer pasa a ser saber, el cual viene de la experiencia directa.

En conclusión, mientras avanzamos en nuestro camino espiritual, Sod es el nivel al que tenemos que llegar porque, a través de este, la Biblia se convierte en una presencia viviente concebida para iluminar y transformar nuestra vida en el momento que aceptemos su Verdad como si fuese nuestra. Así pues, al entender la Biblia en el nivel de Sod, esta se convierte en la historia de nuestro propio crecimiento y transformación.

Karen Berg

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *