Sabiduría Antigua, Respuestas Modernas

August 2015Monthly Archives

Ante los ojos de Dios – Martes, 4 de agosto de 2015

Todos nosotros somos creados con características positivas y negativas; todos tenemos la capacidad de elevarnos a los niveles espirituales más altos y descender a las profundidades más oscuras. Sin embargo, ante los ojos del Creador, somos eternamente perfectos y eternamente amados.

El Creador siempre nos aceptará, trabajará con nosotros y estará con nosotros a pesar de nuestras debilidades. Él nos ama con nuestra tristeza, frustraciones, miedos y todos nuestros otros defectos.

Como seres humanos que somos, tú y yo nunca alcanzaremos el nivel del amor perfecto del Creador. Pero sí podemos luchar por tener la capacidad de ver a los demás sin juicio. El juicio que no podemos evitar ejercer en los demás rebota hacia nosotros. Por otro lado, cuando vemos lo bueno en los demás, nuestra propia Luz brilla más intensamente en el mundo.

El poder de un corazón abierto – Sábado, 1 de agosto de 2015

La razón por la que el Creador eligió a Moshé como líder de los israelitas fue un pequeño y simple gesto que él realizó. Un día, mientras pastoreaba su rebaño de ovejas en la colina, notó que uno de los pequeños corderos estaba herido y no tenía la fuerza suficiente para regresar al pastizal. En lugar de abandonar al pobre cordero, Moshé regresó, tomó al pequeño animal y lo llevó gentilmente en sus brazos.

Al ver esto, el Creador dijo: “Si le importa tanto una de Mis más pequeñas criaturas, ¿cuánto más le importará Mi pueblo?”.

No fue la inteligencia de Moshé ni la amplitud y profundidad de su sabiduría espiritual las que lo hicieron un líder ante los ojos de Dios. Más bien fue la calidad de su corazón, su capacidad para encarnar la armonía, el cariño y el amor que están presentes dentro de la Luz del Creador.

El Zóhar dice:

“Ven y ve: Cuando un hombre se ordena a sí mismo venerar a su Señor, la orden llega primero al corazón, que es la base y fundamento del cuerpo entero. Entonces esa buena voluntad es difundida en todos los miembros del cuerpo; y la voluntad de los miembros del cuerpo y la voluntad del corazón se combinan, y atraen hacia sí el esplendor de la Shejiná para que repose en ellos”. — Zóhar, Vayakehel 5:71

Si una persona tiene un corazón abierto, todo su ser y todo lo que le rodea será influenciado. Las manos, los pies, incluso el entorno, todo reacciona según la influencia del corazón.