Sabiduría Antigua, Respuestas Modernas

Comprometerse con la vida en 2016 – Jueves, 31 de diciembre de 2015

Esta noche marcamos el final de otro año en el calendario gregoriano y damos la bienvenida al año nuevo 2016.

En este momento, muchos hacemos compromisos: decidimos cambiar, mejorarnos y mejorar las cosas.

Al hacerlo, les sugiero un compromiso que puede cubrir muchos otros; se trata de un compromiso con la vida, con estar totalmente vivos.

Hace unas semanas leímos la porción de Vayigash de la Torá, en la que Yosef pregunta varias veces si su padre está vivo. Sin embargo, la pregunta de Yosef no era: “¿Su cuerpo está aquí?”, su pregunta en realidad era: “¿Está vivo realmente?”.

Pero todos estamos vivos, ¿no? Existimos. Pregúntale a cualquier persona. Vamos a trabajar en el día. Regresamos a casa en la noche. Estamos con nuestra familia. Podemos ver, oler, pensar, saborear, tocar… Por supuesto que estamos vivos, ¿cierto?

Pero ¿cuánto tiempo invertimos realmente en elegir, avanzar hacia nuestro potencial como seres humanos, usar el tiempo que se nos ha dado para desarrollar nuestro crecimiento espiritual?

Yosef no se refería a la vida física del cuerpo. Yosef hablaba sobre el tiempo que no vivimos robóticamente. ¿Podemos decir que disfrutamos la compañía de quienes nos rodean y que hemos contribuido de alguna manera con el panorama completo? ¿Podemos decir que hemos aprendido a abrir nuestro corazón y a amar a quienes nos rodean? ¿Podemos decir que hemos reconocido la negatividad en nuestro interior y hemos hecho nuestro mayor esfuerzo por transformarla en algo hermoso?

En el inicio de este nuevo año, los invito a comprometerse con la vida, comprometerse con la conciencia, comprometerse a sacudir todos los miedos que los atan, dejar ir esos oscuros elementos ocultos de su corazón, avanzar con amor hacia su prometedor potencial, no sólo por su propio beneficio sino también por el beneficio de todo el mundo.

Les deseo a ustedes y a sus seres queridos un año de conciencia, Luz y transformación.

Con amor,

Karen Berg

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *