Sabiduría Antigua, Respuestas Modernas

Afinación SemanalCategory Archives

Más por descubrir

Una de mis historias favoritas es la de un estudiante que recorrió el mundo para conocer y aprender de un gran sabio. Luego de conocer a su maestro, el estudiante inmediatamente comenzó a decirle todos los conocimientos que había adquirido en su viaje. Mientras el maestro escuchaba atentamente, le sirvió una taza de té al pupilo. El estudiante tomó un respiro de tanto hablar y observó que la taza se había llenado y sin embargo el maestro continuaba sirviendo.
“Maestro, mi taza está llena. ¿Por qué continúas sirviendo?” preguntó el estudiante.
“Eres muy parecido a esta taza” dijo el sabio. “Tan lleno de conocimiento que hay poco espacio para el crecimiento”.
El estudiante había recibido su primera lección por parte de su maestro: El comienzo de la sabiduría es saber que no sabes.
Esta lección es especialmente importante para aquéllos de nosotros que ya estamos en un camino espiritual. Luego de unos cuantos años de arduos estudios, generalmente sentimos que hemos aprendido la verdad. Esto quiere decir que pronto aprenderemos la verdad real: que siempre hay mucho más por aprender. Después de todo, si hemos aprendido todo lo que hay por aprender, o ya hemos aprendido bastante, ¿por qué continuamos teniendo interrogantes, problemas y caos en nuestras vidas?
Existe un manantial espiritual que contiene todas las soluciones y respuestas que buscamos en la vida, y se vuelve más accesible a través de entender que no sabemos tanto como pensamos. Desafortunadamente, cuando pensamos que entendemos más de lo que creemos, limitamos los obsequios inherentes de este manantial. Éste empieza a entregarnos su abundancia sólo cuando entendemos que no sabemos tanto como pensamos. Creemos que entendemos la Biblia, la ciencia, a nuestra pareja, a nuestros amigos, a nuestros hijos, pero en realidad existe mucho más por conocer. Siempre hay más por descubrir.
Todos somos como el estudiante cuya taza estaba muy llena con sus propios pensamientos, ideas y creencias. Mientras más dejamos ir, más nos podemos abrir para entender incluso las más grandes verdades.
Al saber que no sabemos, nos abrimos a aprender mucho más.
Todo lo mejor,
Yehuda Berg

 

La única decisión

A veces la vida se siente como si tuvieras un diablillo en tu hombro izquierdo y un ángel en tu hombro derecho. He visto esta misma imagen en las películas y en los dibujos animados, con el chico indefenso y atormentado entre el ángel que susurra en un oído y el diablillo gritando en el otro. Por lo general todos podemos identificarnos con esto.

Sin embargo, la Kabbalah nos enseña que éste no es el caso. Sin importar lo mucho esto pueda parecer verdad en cierto momento, nosotros no somos entes indefensos y atormentados entre dos fuerzas opuestas. De hecho, estamos muy lejos de ser indefensos. Tenemos todo el poder. Uno de nuestros más grandes dones es la habilidad para escoger cuál fuerza vamos a activar en nuestras vidas: la positiva o la negativa.

Caer presa de la influencia de la negatividad no requiere mucho de nosotros. Escoger la negatividad no es un acto voluntario sino una ausencia de esfuerzo. Elevarnos por encima de lo negativo y escoger conectar con lo positivo requiere un gran esfuerzo. Como un sabio Kabbalista dijo una vez: “Escalar una montaña es difícil pero caer de ella no requiere trabajo en lo absoluto”.

La voz negativa siempre es más ruidosa que la voz positiva. Se requiere una decisión activa de nuestra parte para apagarla, pero debemos saber que está siempre dentro de nuestro poder hacerlo. No somos víctimas de las circunstancias. Sin importar los escenarios, es absolutamente posible controlar nuestra conciencia a través de ello. Al escoger una conciencia positiva, creamos una realidad más positiva para nosotros y para otros.

Es con este conocimiento que podemos entender que nuestra experiencia de vida verdaderamente depende de nosotros.

Observa lo malo y experimentarás lo malo. Observa sólo lo bueno y experimentarás sólo lo bueno.

Esta semana, recuerda que escoger entre la conciencia positiva y la conciencia negativa es la única decisión que realmente hacemos.

Todo lo demás derivará de esa decisión.
Todo lo mejor,

Yehuda Berg

La vida no se trata acerca de ser perfecto

Sin importar todo lo que hayamos alcanzado en nuestra vida, existe aún mucho más que podemos obtener.
Esto significa que, ya sea que tengas 13 años de edad ó 72, lo que hiciste ayer quizás sea genial, pero lo que puedes hacer mañana te sorprenderá porque puede ser mucho mejor. Incluso si has encontrado una cura para una enfermedad o ganado el Premio Nobel de la Paz, existe mucho más por descubrir.
Por supuesto, debemos estar orgullosos de nuestros logros y celebrar el haber vencido los desafíos que enfrentamos en la vida, pero nunca jamás a expensas de descansar en los laureles y quedarnos cómodos con nuestros logros. ¿Por qué? Porque todos somos capaces de mucho más de lo que pensamos.
El problema es que nos sentimos limitados. Sentimos nuestro potencial muy lejos de nosotros. Sucumbimos a nuestra negatividad tan a menudo que a veces se siente como si hacer más fuera imposible.
Pero no lo es.
Uno de los grandes sabios kabbalistas, Rav Áshlag, escribió una vez: “Ninguna de nuestras limitaciones nos hace ser menos”.
Éste es uno de los principios más importantes para tener una vida espiritual. Incluso con nuestras limitaciones, nuestro ego y toda nuestra negatividad, podemos aún alcanzar más de lo que hayamos hecho hasta ahora ya que: La vida no se trata acerca de ser perfecto, se trata acerca de ser mejor.
No tenemos que esperar hasta ser perfectos para comenzar a preocuparnos un poco más por la persona parada a nuestro lado. No tenemos que eliminar nuestro ego antes de comenzar a compartir un poco más que ayer. No tenemos que convertirnos en una persona justa para comenzar a vivir nuestra vida un poco más al servicio de otros.
El lado negativo siempre intentará alimentarte con excusas sobre el por qué no puedes ser mejor el día de hoy.
Simplemente necesitamos decirle a esa voz de negatividad en nuestras cabezas: Sí. Sé que tengo ego. Sé que a veces hago cosas negativas. Sé que puedo ser egoísta… Pero al mismo tiempo, aún creo que puedo hacer cualquier cosa. Aún creo que puedo hacer más.
Todo lo mejor,
Yehuda Berg

 

No mires atrás – Del 13 al 19 de octubre de 2013

El cambio es posible. No me refiero al tipo de cambio en el que restringimos nuestros impulsos negativos por unas cuantas semanas o meses sólo para regresar nuevamente a nuestros viejos hábitos. Me refiero al cambio duradero que trae más felicidad a nuestra vida y a la vida de otros.

¿Alguna vez has notado que obtenemos un estímulo de energía cuando nos comprometemos con un cambio en nuestro estilo de vida? Pero ¿por qué seguimos el patrón en el que, cuando la elevación inicial se agota, nos encontramos de regreso en el punto de partida, peleando con las mismas tendencias contra las que batallamos antes?

La Kabbalah nos enseña que existe una fórmula para el cambio duradero:

Dejar ir el pasado y renunciar a nuestros rasgos destructivos e insensatos.
Comprometerse a reemplazar esos comportamientos que no nos estaban funcionando con nuevos comportamientos proactivos que sí lo hagan.
Resistir las ansias por la energía que una vez gratificó a nuestro ego cuando nos encontrábamos en un estado del ser más bajo y primario. En resumen: No mires atrás.
Al igual que un alcohólico en recuperación debe resistirse a una bebida, nosotros debemos vernos como “egohólicos” en recuperación quienes deben incesantemente desafiar las tentaciones y las trampas de nuestro pasado, y no sucumbir ni regresar a los viejos hábitos. Ésta no es una tarea simple ya que el camino más fácil es siempre más atractivo y ejerce una enigmática y poderosa atracción en nosotros.

Del mismo modo, es importante también recordar que si nos desviamos del camino, siempre se nos da la oportunidad de aprender de nuestros errores y de comprometernos nuevamente.

Ahora es un buen momento para asumir nuevamente ése compromiso. En esta semana tenemos una poderosa energía en el cosmos que nos dará asistencia para deshacer las ataduras a cualquier comportamiento negativo o egoísta que sinceramente deseemos dejar en el pasado. Esto nos ayudará a recordar lo insensato que resulta cambiar la plenitud duradera por aquello que ya no nos sirve.

No mires atrás. El viejo tú aún vive allí.

Mira hacia adelante y verás todo lo que estás destinado a ser.
Todo lo mejor,

Yehuda Berg

Deja ir un poco

Afortunadamente, todos nosotros tenemos metas. Algunas de ellas son a corto plazo mientras que otras son a largo plazo. Al crear nuestra mejor vida posible, es importante tener metas y esperanzas elevadas, pero nunca jamás a expensas de permanecer abiertos a otras posibilidades.

El problema con aferrarnos muy fuertemente a nuestras metas es que, sin importar lo que queramos, el universo siempre anhela darnos mucho más.

Si no obtenemos exactamente el empleo que queremos es porque conoceremos personas esenciales a nuestro proceso en el empleo que sí conseguiremos. Si vivimos una ruptura es porque esa persona estaba destinada a enseñarnos una lección importante que nos llevará hacia nuestra alma gemela.

Cada uno de nosotros tiene su propia idea de cómo debería ser la perfección, pero buscar las cosas perfectas nos aleja de muchas cosas imperfectas que nos harían perfectamente felices.

Hay una poderosa energía en el universo esta semana que nos asistirá en aprender a dejar ir un poco. Si los planes cambian de manera repentina, es tiempo de ir con la corriente. En lugar de permanecer estancados dentro de nuestros deseos limitados, podemos adentrarnos en la abundancia ilimitada de todo lo que espera por nosotros.

¡Considera todas las posibilidades! La vida tiene mucho más para ofrecer. Yehuda Berg

Busca crecer – Del 29 de septiembre al 5 de octubre de 2013

Recientemente recibí un correo electrónico por parte de un estudiante quien decía: “Llevar una vida espiritual es un trabajo tan difícil. ¿No existe un momento en el que podamos simplemente descansar y estar cómodos?”. 

Por mucho que quisiera decirle a este estudiante lo que él quería escuchar, no podía. La verdad es que, mientras estemos viviendo y respirando, el trabajo espiritual nunca está hecho.

Los kabbalistas enseñan que aquéllos que buscan meramente una vida cómoda, nunca la encontrarán, pero aquéllos que se desafían a ellos mismos experimentarán verdadero júbilo y plenitud. No tenemos que ver más allá de nuestras vidas para probar que esto es cierto. ¿Cuántos años hemos perdido persiguiendo la comodidad y ésta nunca nos ha hecho felices de verdad? Si bien la comodidad puede darnos un sentido de gratificación instantánea, el sentimiento nunca es duradero y, por lo general, es seguido por una caída. Por el contrario, desafiarnos a nosotros mismos es lo que nos hace más fuertes, nos ayuda a crecer y nos da un sentido más duradero de realización a largo plazo.

Cuando piensas en las personas que más admiras, o en aquéllos quienes han cambiado el mundo para mejor, “estoy haciendo suficiente” nunca fue una declaración que estuviera dentro de sus vocabularios. Lo héroes que admiramos a través de la historia no fueron aquéllos que se conformaron con la comodidad personal. Ellos sabían que existían incontables cosas por alcanzar y kilómetros por recorrer antes de dormir.

Esta semana, haz que el trascender cualquier flojera innata sea la prioridad en tu lista de deseos espirituales. Esto no quiere decir que debemos convertirnos en justos de la noche a la mañana, sino que simplemente debemos empujarnos a nosotros mismos un poco más con cada día que pasa. Entiende que la verdadera plenitud que buscamos es un resultado de nuestros esfuerzos por compartir más, hacer más y ser mejores personas.

Buscar la comodidad es lo que limita nuestras bendiciones.

Busca la comodidad y puede que obtengas algo.

Busca crecer y terminarás obteniéndolo todo. 

Todo lo mejor,

Yehuda Berg

Queridos amigos – Del 22 al 28 de septiembre de 2013

RavQueridos amigos,

Hace seis años soñé que mi padre, mi maestro, mi mejor amigo, el Rav, había muerto y, mientras íbamos camino al entierro, él despertó.

Cuando el Rav murió en el hospital la semana pasada, esperé que él despertara. Llevamos su cuerpo al Centro para su funeral, y esperé que despertara. En el vuelo hacia Israel para el entierro, esperé a que despertara y gritara Hace seis años soñé que mi padre, mi maestro, mi mejor amigo, el Rav, había muerto y, mientras íbamos camino al entierro, él despertó.

Cuando el Rav murió en el hospital la semana pasada, esperé que él despertara. Llevamos su cuerpo al Centro para su funeral, y esperé que despertara. En el vuelo hacia Israel para el entierro, esperé a que despertara y gritara “¡Todo es una ilusión!”.

Y lo es. Pero no lo es.

El miércoles, cientos de personas se reunieron para llorar, rezar y rendir juntos honores en el entierro del Rav en Safed.

Muchos de ustedes saben que amo visitar las tumbas de las almas justas, pero ahora siento que sólo hay un tzadik para visitar. Sólo está el Rav. Él fue más que mi padre y más que nuestro maestro. El Rav fue y es la persona más asombrosa. Lo extraño mucho, un día sin él se siente como años.

Para nosotros la muerte del Rav se siente muy real, pero la esencia del Rav y todo lo que hizo por este mundo vivirá por siempre. Mi madre, Karen Berg, continuará su visión de crear y desarrollar Centros de Kabbalah en todo el mundo donde personas de cualquier creencia religiosa puedan sentirse bienvenidas a estudiar. Tenemos una cantidad innumerable de horas de enseñanzas del Rav que continuaremos distribuyendo a través de libros, clases, videos, blogs, posts y tweets. Lo que sea necesario para continuar su legado de mejorar la vida de la gente.

Sé que el Rav no hubiese querido que parásemos de hacer lo que sea que hacemos para ayudar a otros. Así que mañana continuaremos con nuestras publicaciones habituales como de costumbre.

Pido para que el Creador nos dé a todos el apoyo durante este tiempo difícil y para que ayude también a nuestro amado Rav. Les agradezco a todos por sus historias, comentarios y oraciones. Han sido un gran apoyo para nosotros durante este tiempo difícil.

Todo el amor,

Yehuda

Resiste – Del 15 al 21 de septiembre de 2013

Algunos días resulta muy claro cómo podemos mejorar la calidad de nuestra vida y ¡estamos dispuestos a hacer lo que sea necesario! Es durante estos momentos que nos inscribimos en un gimnasio, realizamos nuestra lista de quehaceres o programamos tiempo en las noches para hacer algo productivo. ¿Cómo es posible que pasemos de estos momentos de determinación y fuerza de voluntad a membrecías de gimnasio que nunca se utilizan, comida saludable pudriéndose en nuestro refrigerador, lista de quehaceres sin completar y noches adormitados frente a la televisión?

El cambio es un proceso, y uno que requiere de mucha resistencia.

Ver lo que necesitamos cambiar es la primera parte de ese proceso. La segunda parte es comprometernos con ese cambio. Es durante este tiempo que recibimos un estímulo de energía inicial. Nos sentimos con la facultad, vemos todo lo que somos capaces de hacer y nos sentimos en la cima del mundo.

La tercera parte del proceso es: La gran prueba. Y desafortunadamente es aquí donde la mayoría de nosotros se rinde.

Para que el cambio sea real, tenemos que ser probados. Si nos apegamos al cambio en los momentos en que no queremos hacerlo, es cuando la verdadera transformación ocurre. Ocurre cuando realmente queremos dormir pero en lugar de ello nos levantamos y vamos al gimnasio o cuando sentimos la procrastinación pero decidimos realizar sólo otra cosa de la lista de quehaceres. Éstos son los momentos en los que la energía que sentiste al comienzo regresará a ti incluso más fuerte de lo que era antes. Con cada obstáculo que decides vencer, invitarás más alegría a tu vida.

Los grandes logros nacen a partir de esfuerzo de resistencia.

Es en los momentos en que más queremos rendirnos que podemos manifestar milagros en nuestras vidas si simplemente resistimos.

Todo lo mejor,

Yehuda

Influencias positivas – Del 9 al 14 de septiembre de 2013

Algunas veces, las cosas aparentemente más mundanas pueden enseñarnos grandes lecciones. Por ejemplo, el otro día estaba almorzando en casa, nada especial o fuera de lo común. Repentinamente, me di cuenta de que la galleta salada que estaba comiendo tenía un ligero sabor a menta. Al principio pensé que lo estaba imaginando, pero luego recordé que las galletas estaban en el mismo gabinete que el té. Es casi sorprendente cuando piensas en ello. Las galletas estaban en envoltorios plásticos y el té estaba en su propia caja, ¡ninguno de los dos se tocaban! ¿Cómo es posible que con dos barreras y el espacio entre ellos, algo de la bolsa de té de menta pudiese influenciar el sabor de una galleta?

La verdad es que lo mismo puede ser dicho sobre los seres humanos. No podemos evitar ser afectados por aquello con lo que decidimos rodearnos. Éste es un principio espiritual clave que aprendemos en el estudio de la Kabbalah: somos tan fuertes como nuestro ambiente. Incluso la semilla más saludable no puede alcanzar su potencial completo y crecer para convertirse en un impresionante roble sin un ambiente nutritivo.

Esta es la razón por la cual gran parte de mi trabajo está dedicado a no sólo ser un maestro de Kabbalah, sino también ayudar a la visión de mi madre, Karen Berg, de crear Centros de Kabbalah alrededor del mundo. En estos Centros, los estudiantes pueden aprender la sabiduría de la Kabbalah en una comunidad fiable, espiritual, poderosa y de muchos credos. Los maestros y estudiantes por igual se guían unos a otros para aprender cómo integrar la sabiduría en la vida diaria.

Es tan importante tener personas allí para ti cuando más las necesitas, para no sentirte solo, estar con personas que entiendan tus metas, tus deseos y que te dirán sin rodeos lo que es hermoso sobre tu ser y lo que necesitas cambiar.

Más allá de eso, en un nivel metafísico, hay algo maravilloso que ocurre cuando te rodeas a ti mismo con influencias positivas (algo mágico que los ojos no pueden ver). Podríamos observar la galleta y el té durante varias horas pero no tener idea del intercambio de energía que tiene lugar entre ambos. Pero cuando logras descifrarlo, en términos científicos y espirituales, ¡eso es exactamente lo que ocurre!

Mientras recorremos el camino de la vida, aquéllos que decidimos llevar con nosotros en el camino, influyen en nuestro destino.

Escoge a tus amigos con sabiduría. Rodéate con el tipo de personas por el que luchas en convertirte, y será casi imposible para ti no manifestar el bien absoluto de tu interior.
Todo lo mejor,

Yehuda Berg

ESCUTANDO A VERDADE – 8 a 14 de setembro de 2013

De acordo com o calendário kabalístico, existe uma energia muito única no cosmo esta semana, que pode nos ajudar a escutar mais verdades. Pode não ser necessariamente o que gostaríamos de escutar, mas sim o que precisamos escutar.

Escutar a verdade não é fácil, porque a verdade significa que sempre existe algo em nós que podemos mudar – alguma coisa que possa melhorar a qualidade da nossa vida e das vidas daqueles ao nosso redor. Às vezes, essa verdade pode ser comunicada de forma construtiva, mas geralmente a percebemos como uma crítica. Talvez ela surja no calor de uma discussão ou venha de alguém que nem seja nosso amigo. Corremos dela, damos um desconto ou fingimos que não escutamos. Mas se pararmos um momento e separarmos a fonte e a circunstância da crítica em si, pode ser que descubramos, após consideração cuidadosa, que na verdade existe uma mensagem sobre alguma coisa que podemos melhorar.

Um dos princípios da espiritualidade é que quanto mais saímos da nossa zona de conforto, mais nos conectamos com a realização duradoura. Isso também pode servir como uma indicação de que, se nos sentimos desconfortáveis ao escutar alguma coisa sobre nós, pode ser que aí tenha algo! Afinal de contas, se insistirmos em não escutar o que precisamos mudar, permaneceremos a mesma pessoa que somos. Se permanecermos os mesmos, por que amanhã deveria ser melhor do que ontem?

O universo colocará determinadas pessoas em nossas vidas esta semana, que nos mostrarão aquilo que mais necessitamos mudar. Não se apresse em se defender. Deixe o comentário penetrar. Considere-o. Verifique se você consegue detectar essas características nos dias seguintes.

Esteja aberto para escutar a verdade sobre aquilo em você que pode ser melhorado.

Escutar a verdade pode não ser fácil, mas uma luz lançada sobre a verdade significa que podemos parar de vagar pela vida no escuro.
Yehuda Berg