Sabiduría Antigua, Respuestas Modernas

Afinación SemanalCategory Archives

Sal de tu zona de comodidad – Del 24 al 30 de noviembre de 2013

Los sabios kabbalistas enseñan que ésta es una semana en la que la energía de milagros está disponible para cada persona. La historia de los Macabeos y la festividad de Jánuca es, de hecho, un resultado de la energía disponible durante esta ventana en el tiempo desde los albores del hombre. Ésta es una energía disponible para nosotros ahora al igual que como lo estuvo en aquella época. La pregunta es: ¿Cómo accedemos a ella?
Estoy seguro de que todos han escuchado el dicho: “Los milagros comienzan donde termina tu zona de comodidad”. Este dicho se ha convertido en una especie de slogan espiritual, y resulta ser verdad pero, lo que muchos fallan en preguntar es: ¿Por qué? ¿Por qué tenemos que sentirnos incómodos? ¿Quién quiere sentirse así? La vida es mucho más fácil desde nuestro estilo de vida familiar, nuestra rutina usual y sí, incluso desde nuestro cómodo sofá.
Desafortunadamente, en este mundo, nada llega a nuestras manos servido en una bandeja de plata, y si es así, las probabilidades de sentirnos realizados por ello son muy pocas. Un hijo que recibe las riendas del negocio exitoso de su padre no sentirá el mismo orgullo ni la misma pasión por su éxito en comparación con alguien que pone su sangre, sudor y lágrimas para llegar a la cima.
Mientras más trabajamos por algo, más plenitud sentimos por ello. Éste es el verdadero significado detrás de salir de la zona de comodidad. Si permanecemos en el mismo lugar cómodo en nuestra vida, no podemos movernos hacia adelante para lograr cosas más grandes y mejores.
Tenemos la habilidad de crear y manifestar el tipo de vida que realmente queremos para nosotros. Esta semana, la oportunidad está disponible para nosotros incluso más que de costumbre. Pero para hacerlo, necesitaremos entrar en el campo que existe más allá de nuestra comodidad, más allá de nuestras limitaciones y más allá de nuestra mente racional.
Sal de tu zona de comodidad.
Si deseas algo que nunca has tenido, tendrás que hacer algo que nunca has hecho.
Todo lo mejor,
Yehuda Berg

Para bien – Del 17 al 23 de noviembre de 2013

Esto también es para bien.

La anterior es una frase que muchos de nosotros hemos escuchado decir por parte de nuestros familiares mayores y algunas veces es utilizada como un slogan espiritual. Pero en realidad, tiene el potencial para ser mucho más que eso.

La verdadera prueba de la certeza no ocurre en los momentos en que todo está saliendo perfectamente bien, sino en los momentos en los que parece que todo a nuestro alrededor se viene abajo. Dije “parece” porque todo ello es, de hecho, una ilusión. La mayor parte del tiempo, cuando las cosas parecen estar derrumbándose, en realidad están simplemente alineándose, aunque no podamos percibirlo.

Existen muchos claros ejemplos de lo anterior. Un hombre pierde su vuelo, está molesto porque tiene muchas cosas que hacer en su lugar de destino y muchas de estas cosas dependen de él. En el escenario más trágico, el avión que no pudo abordar se estrella. En el mejor de los escenarios, conoce a alguien especial que estaba destinado a conocer en su siguiente vuelo. Quizás nunca sepamos por qué perdió su vuelo, pero definitivamente existe una razón.

No siempre podemos ver la película completa, pero necesitamos recordar siempre que existe una.

El camino espiritual nos motiva a recordar que existe un aspecto positivo asociado a cada evento y a confiar y apreciar que el universo siempre trabaja en nuestro beneficio. Podemos utilizar estos momentos para que crezca nuestra certeza en el Creador quien siempre quiere lo que es mejor para nosotros, sin importar cómo puede verse o sentirse a través del lente de nuestra perspectiva limitada.

Esta es la razón por la cual un antiguo dicho reza: “Esto también es para bien”, es mucho más que un slogan. Cuando lo creemos con todo nuestro corazón y nuestra mente, activamos una tecnología espiritual que nos asistirá para que experimentemos lo bueno en todo lo que ocurre.

Todo es para bien.

No tenemos que verlo enseguida. Simplemente tenemos que confiar en ello.

Todo lo mejor,

Yehuda

El poder de la perseverancia

Caer nunca es un problema. El problema es permanecer abajo.
Existen muchos mantras que pueden ayudarnos a través de los momentos en los que resbalamos: ¡Súbete de nuevo al caballo! ¡Levántate y sacúdete el polvo! ¡No hay errores si aprendemos de ellos!
Pero ¿qué hay de los momentos en los que caemos y simplemente no sabemos cómo levantarnos?
En algún punto esto nos ocurre a todos. Existen momentos en los que parece que no podemos encontrar una salida de la oscuridad. Todo parece incorrecto. Nada de lo que hemos hecho parece estar funcionando. Nada se siente bien.
Uno de los grandes kabbalistas, el Baal Shem Tov, enseñó un increíble secreto. Si escoges continuar en momentos como estos, a pesar de la falta de deseo o claridad, si tomas la decisión de seguir hacia adelante a pesar de los momentos difíciles, al final no sólo verás las razones por las cuales éste era el proceso que tenías que atravesar, sino que verás una verdad incluso más grande: Que realmente nunca caíste porque todo era parte de un plan más grande.
¡Este es un obsequio inimaginable! Existe una gran diferencia entre tener fe en que todo ocurre por una razón y de hecho comprender las razones tú mismo. Rendirnos es lo que nos alejará de alcanzar ese estado de claridad. Gracias a la perseverancia es que vemos la película completa.
Nunca te rindas. Descansa si debes hacerlo, pero ¡no renuncies!
Con perseverancia no sólo tenemos éxito sino que también develamos las bendiciones que yacen ocultas en nuestros fracasos.
Todo lo mejor,
Yehuda Berg

Más por descubrir

Una de mis historias favoritas es la de un estudiante que recorrió el mundo para conocer y aprender de un gran sabio. Luego de conocer a su maestro, el estudiante inmediatamente comenzó a decirle todos los conocimientos que había adquirido en su viaje. Mientras el maestro escuchaba atentamente, le sirvió una taza de té al pupilo. El estudiante tomó un respiro de tanto hablar y observó que la taza se había llenado y sin embargo el maestro continuaba sirviendo.
“Maestro, mi taza está llena. ¿Por qué continúas sirviendo?” preguntó el estudiante.
“Eres muy parecido a esta taza” dijo el sabio. “Tan lleno de conocimiento que hay poco espacio para el crecimiento”.
El estudiante había recibido su primera lección por parte de su maestro: El comienzo de la sabiduría es saber que no sabes.
Esta lección es especialmente importante para aquéllos de nosotros que ya estamos en un camino espiritual. Luego de unos cuantos años de arduos estudios, generalmente sentimos que hemos aprendido la verdad. Esto quiere decir que pronto aprenderemos la verdad real: que siempre hay mucho más por aprender. Después de todo, si hemos aprendido todo lo que hay por aprender, o ya hemos aprendido bastante, ¿por qué continuamos teniendo interrogantes, problemas y caos en nuestras vidas?
Existe un manantial espiritual que contiene todas las soluciones y respuestas que buscamos en la vida, y se vuelve más accesible a través de entender que no sabemos tanto como pensamos. Desafortunadamente, cuando pensamos que entendemos más de lo que creemos, limitamos los obsequios inherentes de este manantial. Éste empieza a entregarnos su abundancia sólo cuando entendemos que no sabemos tanto como pensamos. Creemos que entendemos la Biblia, la ciencia, a nuestra pareja, a nuestros amigos, a nuestros hijos, pero en realidad existe mucho más por conocer. Siempre hay más por descubrir.
Todos somos como el estudiante cuya taza estaba muy llena con sus propios pensamientos, ideas y creencias. Mientras más dejamos ir, más nos podemos abrir para entender incluso las más grandes verdades.
Al saber que no sabemos, nos abrimos a aprender mucho más.
Todo lo mejor,
Yehuda Berg

 

La única decisión

A veces la vida se siente como si tuvieras un diablillo en tu hombro izquierdo y un ángel en tu hombro derecho. He visto esta misma imagen en las películas y en los dibujos animados, con el chico indefenso y atormentado entre el ángel que susurra en un oído y el diablillo gritando en el otro. Por lo general todos podemos identificarnos con esto.

Sin embargo, la Kabbalah nos enseña que éste no es el caso. Sin importar lo mucho esto pueda parecer verdad en cierto momento, nosotros no somos entes indefensos y atormentados entre dos fuerzas opuestas. De hecho, estamos muy lejos de ser indefensos. Tenemos todo el poder. Uno de nuestros más grandes dones es la habilidad para escoger cuál fuerza vamos a activar en nuestras vidas: la positiva o la negativa.

Caer presa de la influencia de la negatividad no requiere mucho de nosotros. Escoger la negatividad no es un acto voluntario sino una ausencia de esfuerzo. Elevarnos por encima de lo negativo y escoger conectar con lo positivo requiere un gran esfuerzo. Como un sabio Kabbalista dijo una vez: “Escalar una montaña es difícil pero caer de ella no requiere trabajo en lo absoluto”.

La voz negativa siempre es más ruidosa que la voz positiva. Se requiere una decisión activa de nuestra parte para apagarla, pero debemos saber que está siempre dentro de nuestro poder hacerlo. No somos víctimas de las circunstancias. Sin importar los escenarios, es absolutamente posible controlar nuestra conciencia a través de ello. Al escoger una conciencia positiva, creamos una realidad más positiva para nosotros y para otros.

Es con este conocimiento que podemos entender que nuestra experiencia de vida verdaderamente depende de nosotros.

Observa lo malo y experimentarás lo malo. Observa sólo lo bueno y experimentarás sólo lo bueno.

Esta semana, recuerda que escoger entre la conciencia positiva y la conciencia negativa es la única decisión que realmente hacemos.

Todo lo demás derivará de esa decisión.
Todo lo mejor,

Yehuda Berg

La vida no se trata acerca de ser perfecto

Sin importar todo lo que hayamos alcanzado en nuestra vida, existe aún mucho más que podemos obtener.
Esto significa que, ya sea que tengas 13 años de edad ó 72, lo que hiciste ayer quizás sea genial, pero lo que puedes hacer mañana te sorprenderá porque puede ser mucho mejor. Incluso si has encontrado una cura para una enfermedad o ganado el Premio Nobel de la Paz, existe mucho más por descubrir.
Por supuesto, debemos estar orgullosos de nuestros logros y celebrar el haber vencido los desafíos que enfrentamos en la vida, pero nunca jamás a expensas de descansar en los laureles y quedarnos cómodos con nuestros logros. ¿Por qué? Porque todos somos capaces de mucho más de lo que pensamos.
El problema es que nos sentimos limitados. Sentimos nuestro potencial muy lejos de nosotros. Sucumbimos a nuestra negatividad tan a menudo que a veces se siente como si hacer más fuera imposible.
Pero no lo es.
Uno de los grandes sabios kabbalistas, Rav Áshlag, escribió una vez: “Ninguna de nuestras limitaciones nos hace ser menos”.
Éste es uno de los principios más importantes para tener una vida espiritual. Incluso con nuestras limitaciones, nuestro ego y toda nuestra negatividad, podemos aún alcanzar más de lo que hayamos hecho hasta ahora ya que: La vida no se trata acerca de ser perfecto, se trata acerca de ser mejor.
No tenemos que esperar hasta ser perfectos para comenzar a preocuparnos un poco más por la persona parada a nuestro lado. No tenemos que eliminar nuestro ego antes de comenzar a compartir un poco más que ayer. No tenemos que convertirnos en una persona justa para comenzar a vivir nuestra vida un poco más al servicio de otros.
El lado negativo siempre intentará alimentarte con excusas sobre el por qué no puedes ser mejor el día de hoy.
Simplemente necesitamos decirle a esa voz de negatividad en nuestras cabezas: Sí. Sé que tengo ego. Sé que a veces hago cosas negativas. Sé que puedo ser egoísta… Pero al mismo tiempo, aún creo que puedo hacer cualquier cosa. Aún creo que puedo hacer más.
Todo lo mejor,
Yehuda Berg

 

No mires atrás – Del 13 al 19 de octubre de 2013

El cambio es posible. No me refiero al tipo de cambio en el que restringimos nuestros impulsos negativos por unas cuantas semanas o meses sólo para regresar nuevamente a nuestros viejos hábitos. Me refiero al cambio duradero que trae más felicidad a nuestra vida y a la vida de otros.

¿Alguna vez has notado que obtenemos un estímulo de energía cuando nos comprometemos con un cambio en nuestro estilo de vida? Pero ¿por qué seguimos el patrón en el que, cuando la elevación inicial se agota, nos encontramos de regreso en el punto de partida, peleando con las mismas tendencias contra las que batallamos antes?

La Kabbalah nos enseña que existe una fórmula para el cambio duradero:

Dejar ir el pasado y renunciar a nuestros rasgos destructivos e insensatos.
Comprometerse a reemplazar esos comportamientos que no nos estaban funcionando con nuevos comportamientos proactivos que sí lo hagan.
Resistir las ansias por la energía que una vez gratificó a nuestro ego cuando nos encontrábamos en un estado del ser más bajo y primario. En resumen: No mires atrás.
Al igual que un alcohólico en recuperación debe resistirse a una bebida, nosotros debemos vernos como “egohólicos” en recuperación quienes deben incesantemente desafiar las tentaciones y las trampas de nuestro pasado, y no sucumbir ni regresar a los viejos hábitos. Ésta no es una tarea simple ya que el camino más fácil es siempre más atractivo y ejerce una enigmática y poderosa atracción en nosotros.

Del mismo modo, es importante también recordar que si nos desviamos del camino, siempre se nos da la oportunidad de aprender de nuestros errores y de comprometernos nuevamente.

Ahora es un buen momento para asumir nuevamente ése compromiso. En esta semana tenemos una poderosa energía en el cosmos que nos dará asistencia para deshacer las ataduras a cualquier comportamiento negativo o egoísta que sinceramente deseemos dejar en el pasado. Esto nos ayudará a recordar lo insensato que resulta cambiar la plenitud duradera por aquello que ya no nos sirve.

No mires atrás. El viejo tú aún vive allí.

Mira hacia adelante y verás todo lo que estás destinado a ser.
Todo lo mejor,

Yehuda Berg

Deja ir un poco

Afortunadamente, todos nosotros tenemos metas. Algunas de ellas son a corto plazo mientras que otras son a largo plazo. Al crear nuestra mejor vida posible, es importante tener metas y esperanzas elevadas, pero nunca jamás a expensas de permanecer abiertos a otras posibilidades.

El problema con aferrarnos muy fuertemente a nuestras metas es que, sin importar lo que queramos, el universo siempre anhela darnos mucho más.

Si no obtenemos exactamente el empleo que queremos es porque conoceremos personas esenciales a nuestro proceso en el empleo que sí conseguiremos. Si vivimos una ruptura es porque esa persona estaba destinada a enseñarnos una lección importante que nos llevará hacia nuestra alma gemela.

Cada uno de nosotros tiene su propia idea de cómo debería ser la perfección, pero buscar las cosas perfectas nos aleja de muchas cosas imperfectas que nos harían perfectamente felices.

Hay una poderosa energía en el universo esta semana que nos asistirá en aprender a dejar ir un poco. Si los planes cambian de manera repentina, es tiempo de ir con la corriente. En lugar de permanecer estancados dentro de nuestros deseos limitados, podemos adentrarnos en la abundancia ilimitada de todo lo que espera por nosotros.

¡Considera todas las posibilidades! La vida tiene mucho más para ofrecer. Yehuda Berg

Busca crecer – Del 29 de septiembre al 5 de octubre de 2013

Recientemente recibí un correo electrónico por parte de un estudiante quien decía: “Llevar una vida espiritual es un trabajo tan difícil. ¿No existe un momento en el que podamos simplemente descansar y estar cómodos?”. 

Por mucho que quisiera decirle a este estudiante lo que él quería escuchar, no podía. La verdad es que, mientras estemos viviendo y respirando, el trabajo espiritual nunca está hecho.

Los kabbalistas enseñan que aquéllos que buscan meramente una vida cómoda, nunca la encontrarán, pero aquéllos que se desafían a ellos mismos experimentarán verdadero júbilo y plenitud. No tenemos que ver más allá de nuestras vidas para probar que esto es cierto. ¿Cuántos años hemos perdido persiguiendo la comodidad y ésta nunca nos ha hecho felices de verdad? Si bien la comodidad puede darnos un sentido de gratificación instantánea, el sentimiento nunca es duradero y, por lo general, es seguido por una caída. Por el contrario, desafiarnos a nosotros mismos es lo que nos hace más fuertes, nos ayuda a crecer y nos da un sentido más duradero de realización a largo plazo.

Cuando piensas en las personas que más admiras, o en aquéllos quienes han cambiado el mundo para mejor, “estoy haciendo suficiente” nunca fue una declaración que estuviera dentro de sus vocabularios. Lo héroes que admiramos a través de la historia no fueron aquéllos que se conformaron con la comodidad personal. Ellos sabían que existían incontables cosas por alcanzar y kilómetros por recorrer antes de dormir.

Esta semana, haz que el trascender cualquier flojera innata sea la prioridad en tu lista de deseos espirituales. Esto no quiere decir que debemos convertirnos en justos de la noche a la mañana, sino que simplemente debemos empujarnos a nosotros mismos un poco más con cada día que pasa. Entiende que la verdadera plenitud que buscamos es un resultado de nuestros esfuerzos por compartir más, hacer más y ser mejores personas.

Buscar la comodidad es lo que limita nuestras bendiciones.

Busca la comodidad y puede que obtengas algo.

Busca crecer y terminarás obteniéndolo todo. 

Todo lo mejor,

Yehuda Berg

Queridos amigos – Del 22 al 28 de septiembre de 2013

RavQueridos amigos,

Hace seis años soñé que mi padre, mi maestro, mi mejor amigo, el Rav, había muerto y, mientras íbamos camino al entierro, él despertó.

Cuando el Rav murió en el hospital la semana pasada, esperé que él despertara. Llevamos su cuerpo al Centro para su funeral, y esperé que despertara. En el vuelo hacia Israel para el entierro, esperé a que despertara y gritara Hace seis años soñé que mi padre, mi maestro, mi mejor amigo, el Rav, había muerto y, mientras íbamos camino al entierro, él despertó.

Cuando el Rav murió en el hospital la semana pasada, esperé que él despertara. Llevamos su cuerpo al Centro para su funeral, y esperé que despertara. En el vuelo hacia Israel para el entierro, esperé a que despertara y gritara “¡Todo es una ilusión!”.

Y lo es. Pero no lo es.

El miércoles, cientos de personas se reunieron para llorar, rezar y rendir juntos honores en el entierro del Rav en Safed.

Muchos de ustedes saben que amo visitar las tumbas de las almas justas, pero ahora siento que sólo hay un tzadik para visitar. Sólo está el Rav. Él fue más que mi padre y más que nuestro maestro. El Rav fue y es la persona más asombrosa. Lo extraño mucho, un día sin él se siente como años.

Para nosotros la muerte del Rav se siente muy real, pero la esencia del Rav y todo lo que hizo por este mundo vivirá por siempre. Mi madre, Karen Berg, continuará su visión de crear y desarrollar Centros de Kabbalah en todo el mundo donde personas de cualquier creencia religiosa puedan sentirse bienvenidas a estudiar. Tenemos una cantidad innumerable de horas de enseñanzas del Rav que continuaremos distribuyendo a través de libros, clases, videos, blogs, posts y tweets. Lo que sea necesario para continuar su legado de mejorar la vida de la gente.

Sé que el Rav no hubiese querido que parásemos de hacer lo que sea que hacemos para ayudar a otros. Así que mañana continuaremos con nuestras publicaciones habituales como de costumbre.

Pido para que el Creador nos dé a todos el apoyo durante este tiempo difícil y para que ayude también a nuestro amado Rav. Les agradezco a todos por sus historias, comentarios y oraciones. Han sido un gran apoyo para nosotros durante este tiempo difícil.

Todo el amor,

Yehuda