Sabiduría Antigua, Respuestas Modernas

El Poder y el Propósito de TESHUVA

TESHUVA
El Poder y el Propósito de TESHUVA

 

Este mes de Elul es único entre todos los otros meses debido a su intrínsico poder de Teshuvá. Para entender esta singularidad, uno debe entender el verdadero significado de  lo que es Teshuvá y su inmenso poder. Comúnmente, traducido como “arrepentimiento”, lo que sugiere es que el proceso consiste en pedir disculpas, como si uno estuviera arrepentido por sus acciones y pidiese perdón de D-os. Por ejemplo, cuando A por accidente lastima a B, y A  está profundamente afligido y necesita que lo perdonen. ¿Cómo  es B afectado, y que clase de poder tiene ésto? Perdonar nos hace sentir muy bien, y sin duda elimina o reduce el sentimiento de culpa. Pero aparte de esto, a mayor escala sucede muy poco.   Claramente, el concepto de Teshuvá, tiene un alcanze mucho mayor.

 

Pero antes de encontrar la verdadera razón , es realmente importante entender ¿por qué existe  Teshuvá? ¿Cuál es el real propósito de Teshuvá?

 

Cada acción en este mundo crea un efecto en nuestra conexión con el quantum. No hay acciones aisladas, todo está entrelazado.  De modo, que si D-os no lo permita, cometemos una Averá (transgresión), una energía negativa es inyectada en la conexión al quantum que abarca no sólo al individuo sino a toda la humanidad, incluso a todo el universo. Esta inyección de negatividad crea una ola a través de la conexión al quantum. Más aún, el efecto cumulativo de cada acción negativa saliendo de diferente individuos, sin duda creará negatividad y caos en gran escala, como guerras, hambre, etc. De modo que tiene que entenderse muy bien que cualquier transgresión y su resultante transferencia de Luz a un canal equivocado, propiamente “del otro lado”,(el lado negativo) no sólo afecta al individuo, pero también al universo entero.

 

¿Qué es lo que esto quiere decir en la “vida real”? Veamos. A  le roba a B: Obviamente tenemos un caso de robo, pero al mismo tiempo en el nivel metafísico, negatividad se inyectó  en el Cosmos y esta carga – semejante a municiones – está muy “viva”. Si no se desarma, esta carga negativa ciertamente creará destrucción, no sólo para el ladrón en una forma u otra – sea en ésta o en la próxima vida – pero esta carga también fortalecerá la negatividad cósmica general, causando que otra gente sea más propensa a cometer el mismo acto.

 

Como se explica en el Pirkei Avot. “Una Mitzvá conduce a otra Mitzvá, una transgresión conduce a otra transgresión”. Asumiendo que el ladrón A se arrepiente, se siente afligido por su acción, y decide devolver el objeto robado – tal vez adicionalmente quiere agregar otro objeto de valor como compensación, para que el dueño B pueda tener más de lo que había perdido originalmente, ¿Cómo es que esto afecta a la carga negativa que fue creada? En nada.  Está allí siempre viva y realmente activa. Solamente a través de la poderosa actividad de Teshuvá esa carga puede ser eliminada. De más está decir, que sin la restitución física de A a B, lograr Teshuvá en el nivel metafísico es prácticamente imposible. De modo que  el principal propósito de Teshuvá no es de hacernos sentir mejor o de pedir perdón, pero es  eliminar la carga negativa sin tener que pasar por un Tikún (corrección) complejo y por un doloroso proceso  de limpieza.

 

La singularidad de Elul tiene su origen en el planeta que lo domina, el planeta Mercurio, creado con la letra Reish y en el signo de Virgo, creado con la letra Yud.

Elul representa a “Ani le Dodi ve le Dodi li” (Cantar de los Cantares 6:3), cuya traducción literal es “yo para mi amada, y mi amada para mi”. Uno se preguntará, ¿qué tiene ésto que ver con Teshuvá?  Ani – el “yo” representa a Maljut – nuestro nivel físico – mientras que Dodi representa Zeir Anpín, el dominio metafísico donde el tiempo no existe. El poder innato del planeta Mercurio, que es el más cercano al Sol  representa Zeir Anpín, es el dominio metafísico donde no existe el tiempo. De modo, el poder inherente del planeta Mercurio nos permite viajar a través del tiempo.

 

Al usar el poder del planeta Mercurio y el del signo de Virgo como si fuera un trampolín que nos proyecta hacia delante – o tal vez hacia atrás – hasta el momento en que  se produjo la acción negativa, y con nuestra conciencia “recrear” la acción que causó la carga negativa en su etapa inicial, al nivel de la semilla.  Sin este proceso, Teshuvá no puede tener lugar y nada puede llevarse a cabo. Aún más, Teshuvá, puede ser entendido como – Tashuv Hei – que traducido quiere decir, el retorno de Hei de Maljut.

 

Brevemente, el Tetragrámaton YKVK, contiene cuatro letras, representando cuatro niveles. La última letra Hei define nuestro reino (dominio) físico. Cualquier acción negativa automáticamente crea un espacio, una separación entre el reino de Maljut y los niveles superiores. El Satán “El Señor de la Oscuridad” entra en este espacio vacío y ejecuta la destrucción al traer caos y adversidad a nuestras vidas.

 

El Zohar declara: “Nada  puede quedar en pie en frente del poder de Teshuvá” (Zohar II, 106a). Como explica el Rabino Najman de Bratzlav, el bisnieto del Baal Shem Tov:

 

“El gran poder de Teshuvá es que puede transformar la transgresión de una persona a méritos.” La razón de esto es, que la misma esencia de la transgresión  es de traer la Luz Divina a lugares bajos y humildes.  Entonces la Luz es incluída en estas Vasijas densas.  Pero, a través de Teshuvá es posible  purificar estas Vasijas densas para que tengan la posibilidad de soportar una nueva radiación de Luz, y ahora la Luz puede seri radiada a lugares donde antes nunca hubiera podido brillar. (Likutei Halajot 30).

Esta es la razón porque el Zohar declara: “En el lugar que el Baal Teshuvá (la persona que conoce a fondo el proceso de Teshuvá) está parado, ni siquiera perfectos Tzadikim pueden pararse “ (Zohar I, 39a).  Esto es debido a que a través del proceso de Teshuvá, la Luz ha sido revelada en lugares donde nunca encontraremos Tzadikim (personas justas).

 

El proceso de Tshuvá requiere tres pasos:

1)      El conocimiento de que se hizo algo equivocado.

2)      Una resolución firme de no cometer esta acción de nuevo.

3)  No repetir la transgresión  cuando se vuelve a presentar la oportunidad.

 

Sin estos componentes, la Teshuvá no está completa. Cada acto de Teshuvá no sólo revela Luz para nosotros mismos sino también, añade Luz para la humanidad.  Especialmente en el mes de Elul tenemos todo el apoyo necesario para realizar este proceso. Que tengamos el Z´jut (mérito) y la fuerza de poder hacer Teshuvá durante Elul. No sólo podemos eliminar el caos de nuestras propias vidas, sino también de manera colectiva, para todo el mundo, eliminando negatividad y restaurando el equilibrio.  De este modo  apresuramos la redención y permitimos que surja  la conciencia colectiva de MESHIAJ.

 

Traducido por estudiantes del Centro de Estudios de KABBALAH, de Venezuela y Los Angeles, USA

 

3 Responses to “El Poder y el Propósito de TESHUVA

  1. ANA SANTIAGO

    ME GUSTARIA QUE ME MANDARAN LA INFORMACION DIARIA

  2. Karen Jacobs

    Me gustaria recibir todos los estudios semanalmente

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *