Sabiduría Antigua, Respuestas Modernas

Los primeros 12 días de Aries

Como probablemente ya sabes, Aries es el primero de los 12 meses del zodíaco. Como es el primero, es el nivel de semilla de todo lo que se desarrollará durante el año.

El kabbalista del siglo 16, Rav Isaac Luria explicó que la tecnología específica de este mes es que los primeros 12 días corresponden a los 12 meses del año que está empezando. Por ejemplo, el primer día corresponde al mes de Aries, el segundo a Tauro, el tercero a Géminis, y así sucesivamente.

Nuestra conciencia y comportamiento durante esos 12 días de hecho creará las experiencias que tendremos en los meses venideros. Entonces estos 12 días son un momento de prueba y contienen oportunidades para transformarnos y labrar un nuevo destino. Es como si tuviéramos una ventana cósmica de 12 días para “atravesar el fuego”, por decirlo de alguna manera, para poder llevar al mundo y a nosotros a una vibración espiritual más elevada.

Como el Rav dijo una vez: “Durante el mes de Nisán (Aries) debemos esperar discusiones y conflictos, que simplemente son oportunidades para revelar Luz. El lado negativo hará todo lo que tenga en su poder para prevenir que usemos las herramientas a nuestra disposición para controlar nuestro destino. Pero no estaremos atrapados. Debemos elevarnos y confrontar la responsabilidad que nos confiaron… Tenemos una obligación (a través de nuestros esfuerzos espirituales) de encender la Luz, y quien no sea capaz de amar a su enemigo debería, al menos, actuar con dignidad humana hacia él”.

Esto podría parecer como que nos espera un mes con dificultades. Pero la verdad es que, aunque este mes tratará de ponernos a prueba, también habrá un gran poder disponible para nosotros.
Algunos quizás recuerden que cuando los israelitas se escaparon de Egipto y llegaron al Mar Rojo, se detuvieron, sintieron pánico, y empezaron a gritarle al Creador. Cuando hicieron esto, el Creador les respondió, “¡Salten al agua! ¿Por qué me gritan a mí?”.

El primer hombre en entrar al agua fue un hombre llamado Najshón ben Aminadav, quien, no es de sorprenderse, era un Aries. Najshón entró al mar hasta que el agua le llegaba al cuello, antes de que el mar se abriera ante él.

Este tipo de valentía y certeza, característico de los Aries, esta disponible para todos nosotros en este mes. Si extendemos la mano y lo tomamos, podremos pasar las pruebas a las que nos enfrentaremos en los próximos 12 días y subir a otro nivel de conexión con nuestra alma, y unidad con la humanidad.

Deseándoles un jódesh tov (buen mes)
Con amor,
Karen

P.D. Por favor recuerda acompañarme mañana, martes 1 de abril, 2014 a las 9:30 AM (hora de Los Ángeles) con estudiantes y amigos de todo el mundo que piensan como tu, para una meditación global para la paz. HAZ CLIC AQUÍ (university.kabbalah.com/live/los-angeles/classroom-espanol-dub) y por favor COMPARTE ESTE ENLACE.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *