Sabiduría Antigua, Respuestas Modernas

Que es Jánuca ?

Pregunta a Michael
Por Michael Berg

Jánuca llamada la “Fiesta de las luces”, es una festividad judaica que es celebrada durante ocho días, y en la que se conmemora la derrota de los helenos y la recuperación de la independencia judía a manos de los macabeos sobre los griegos, y la posterior purificación del Templo de Jerusalén de los iconos paganos, en el siglo II aC.

La tradición judía habla de un milagro, en el que pudo encenderse el candelabro del Templo durante ocho días consecutivos con una exigua cantidad de aceite, que alcanzaba solo para uno. Esto dió origen a la principal costumbre de la festividad, que es la de encender, en forma progresiva, un candelabro de nueve brazos llamado Janukiá (uno por cada uno de los días más un brazo “piloto”).

La festividad acontece el 25 de Kislev del calendario judío, fecha acaece entre fines de noviembre y fines de diciembre del calendario gregoriano

Jánuca es una fiesta que se conmemora por 8 días. Este año (2012) el primer día, es el 8 de Diciembre. 

Pregunta:

Además del encendido de la Menorá y la entrega de regalos, ¿tiene algún significado profundo la festividad de Jánuca?

Respuesta:

Kabbalístícamente, el propósito de una festividad no es meramente conmemorar sucesos históricos o continuar una tradición. Es un momento en el que un canal espiritual en particular se pone a nuestra disposición para que podamos conectamos con la Luz del Creador.

Estos canales son regalos que los gigantes espirituales de otras generaciones nos han otorgado. Por medio de sus acciones positivas, crearon viaductos espirituales que reaparecen cada año en el mismo periodo de tiempo y a través de los cuales la Luz de los Mundos Superiores entra en nuestro mundo físico.

Los Israelitas que vivieron durante la época del ]ánuca original estuvieron dispuestos a ir más allá de sus límites para combatir los poderes de la negatividad, y así permitir la revelación de la Luz del Creador. Su dedicación desinteresada reveló la Luz de los milagros, lo cual hizo que el canal para los milagros estuviera a nuestra disposición para que nos pudiéramos conectar con él durante la festividad de Jánuca.

Es importante que nos demos cuenta de que todos necesitamos milagros todo el tiempo. Si emprendemos la tarea de desarrollamos espiritualmente, de transformar nuestra naturaleza, necesitamos la ayuda del Creador, que se nos otorga en esta época a través del poder de los milagros.

Pero los milagros no son solo aquello destacable entre las cosas ordinarias y que suceden cuando rezamos por ellos. Tal como mi padre y maestro. el Rav, nos recuerda constantemente: “Los milagros más grandes son aquellos que no vemos”.

Durante los ocho días de ]ánuca, se nos entrega el regalo de atraer la Luz y el poder de cada tipo de milagro a nuestra vida. ¿Cómo abrimos este regalo? Los kabbalistas nos enseñan que tenemos que hacer acciones físicas para despertar y atraer la Luz espiritual.

Las acciones que llevamos a cabo durante esta festividad se establecieron hace siglos, justo después de la destrucción del Templo Sagrado. En aquel tiempo, casi no había aceite para prender los candelabros del Templo. El poco aceite que se conseguía solo lograba dar luz durante un día; sin embargo, debido al sincero deseo de la gente de encender los candelabros. esa pequeña cantidad de aceite siguió ardiendo durante ocho días, lo cual les dio el tiempo suficiente para encontrar más aceite.

Esta es una de las razones por las cuales se estableció el encendido de las velas de un candelabro (utilizando aceite en lugar de una mecha) como la herramienta principal para revelar y atraer hacia nosotros la gran Luz de los milagros. De la llama física del candelabro emana una gran Luz espiritual.

Es por este motivo que no solo prendemos las velas, sino que también permanecemos junto a ellas durante al menos media hora para absorber esta asombrosa Luz.

Uno de los principios básicos de la Kabbalah es que la cantidad de Luz que cualquier acción espiritual revela depende de nuestro entendimiento de su poder. Por lo tanto, a medida que prendemos las velas cada noche de Jánuca, es importante que pensemos en la gran Luz que estamos revelando. Este entendimiento, junto con el encendido físico de las velas, es lo que atrae hacia nosotros la Luz de los milagros.

Una vez que entendemos el poder y la oportunidad de Jánuca, empezamos a apreciar el gran regalo que tenemos a nuestra disposición durante esta hermosa época del año.

En estas festividades, ¡te deseo muchas bendiciones y milagros!

@2000-2010 Kabbalah Centre ln!emational. All rights in all media reserved

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *